World Stock Indexes

miércoles, 17 de febrero de 2016

Wall Street: ¿recesion u oportunidad de compra?

Wall Street: ¿recesion u oportunidad de compra?


http://es.investing.com/analysis/wall-street:-%C2%BFrecesion-u-oportunidad-de-compra-384934?preview_fp_admin_1234=this_is_1234


Una de las preocupaciones que está comenzando a alterar el humor de los inversores a nivel global es la posibilidad de que EE.UU. entre en un nuevo ciclo recesivo. La volatilidad en los mercados financieros, la debilidad de la economía de China, así como la fortaleza del dólar que afecta en gran parte a las exportaciones del país del norte son elementos que acechan con la posibilidad de una recesión.
A su vez la caída de los precios de petróleo generan nerviosismo en el mercado e incrementan la presión sobre los mercados emergentes e incluso sobre corporaciones americanas alterando el mercado de bonos y pericialmente en el sector high yield.
Todos estos factores producen un combo que desata una preocupación en los inversores sobre el impacto en el crecimiento americana y por consiguiente dispara la alerta sobre la posibilidad de que una nueva recesión este más cerca de lo esperado, habiendo disparado a un 21% as posibilidades de que estemos en un nuevo escenario de debilidad económico, según la mayoría de los economistas.
Ahora bien, más allá de los argumentos mencionados, los cuales sin dudas son factores que acechan al crecimiento estadounidense e incluso a nivel mundial, es importante analizar que está diciendo el mercado respecto de esta hipótesis.
Generalmente, el mercado financiero es un indicador que suele anticipar los ciclos económicos futuros, ya que el mismo opera en la actualidad, pero con una mirada puesta hacia el futuro de medio y largo plazo. Es decir, apuesta en el corto plazo inmediato, con un ojo puesto en los próximos meses e incluso años.
En este sentido el mercado suele hacer piso en los peores momentos económicos, luego este se recupera y más tarde lo hace la economía. Del mismo modo, es siempre el mercado el que primero hace un techo, comienza un proceso de caída sostenido y luego dicha debilidad se vera más tarde evidenciada en la economía, hasta que nuevamente el mercado hace suelo un tiempo más tarde, para iniciar nuevamente el ciclo.
Con lo cual, la pregunta que automáticamente se dispara es: ¿qué ocurrió en escenarios recesivos anteriores durante la historia reciente de EE.UU.? Veamos.
Empezando por quizá una de las peores recesiones economistas vistas en los últimos 100 años de EE.UU. es la que tuvo lugar luego del Crash de Wall Street en 1929. Tomando como análisis de largo plazo al índice Dow Jones, podemos ver que este generó una caída de orden del 88% entre 1929 y 1932. En 1930 el PIB en EE.UU. cayó un 9,9% y para ese momento, el índice Dow Jones había acumulado una caída del orden del 55%. A medida que se acentuaba el mercado bajista, las consecuencias a nivel económico se agravaban.
El nivel de desempleo alcanza su máximo nivel en 1933, en un momento en el que el Dow Jones ya se estaba pegando la vuelta. En este sentido, lo interesante es analizar que la depresión se da después de que el mercado ya había entrado en un espiral bajista, alcanzando un techo en 1929. La misma se agrava a medida que las caídas bursátiles se amplían hacia nuevos mínimos.
Como primera conclusión podemos decir que, hoy en día, el Dow Jones se encuentra abatido por grandes caídas a comienzo de año, pero lejos estamos de atravesar un "bear market", al menos hasta el momento y que, por lo tanto, es prematuro poder sugerir que estamos dentro de un escenario de recesión. Es cierto que las caídas bursátiles actuales amplían las oportunidades de ver una recesión, pero aun es muy temprano poder confirmar tal hipótesis.
Continuando con el análisis, podemos ver que la siguiente recesión en EE.UU. se dio en el año 1980, producto de la crisis del petróleo, generando un contexto inflacionario a nivel mundial y, como consecuencia, la adopción de políticas monetarias contractivas que retrasaron el crecimiento de EE.UU. Adicionalmente, la recesión mundial y los problemas de deuda de países latinoamericanos en dichos años generaron un combo para que el país del norte experimente escenario de recesión en 1980-1980.
Nuevamente, si analizamos qué es lo que mostró el mercado en dichos años, podemos ver que el techo se dio en 1973, en niveles de 1.050 puntos del Dow Jones; el cual registró una caída del 45%, hasta 1974 y en 1980 aun se ubicaba un 30% debajo de los máximos.
Con lo cual, en este caso, y al igual que en 1929, podemos ver como el mercado anticipo la debilidad económica generando una caída importante entre 1973 y 1975 puntos entrando en un bear-market en dichos años y manteniéndose debajo de los máximos alcanzados en 1.050 puntos incluso hasta 1983, año en que el Dow Jones logra finalmente colocarse por encima de los máximos de 1973.
La próxima recesión tuvo lugar a comienzos de siglo, en 2001, tras el techo de las punto com, generando una caída espectacular en el índice Nasdaq, que golpeo al Dow Jones con una merma del orden del 30%, el cual fue incentivado también por el ataque terrorista en septiembre de 2001 a las torres gemelas.
Nuevamente, podemos ver que el mercado se encontraba en una fase correctiva de medio plazo antes de que la recesión tomase forma y que la misma comienza una vez que el mercado ya venía dentro de un contexto de debilidad. Es decir, el Dow Jones se encontraba anticipando dicha debilidad económica incluso antes de que la misma comience. El techo se da en el año 2000 y la recesión tiene lugar a lo largo del año 2001 en EE.UU.
Finalmente, si nos remontamos a la última recesión en EE.UU., ésta tuvo lugar tras el techo de 2007, al explotar la burbuja sub-prime y desde entonces hasta marzo de 2009 el Dow Jones acumulo una caída del orden del 55%. A finales de 2008 y comienzos de 2009 se declaraba oficialmente la recesión y para ese entonces la caída del Dow Jones ya acumulaba una bajada del 40%.
Nuevamente, y al igual que en los casos anterior, el mercado financiero se encontraba anticipando el escenario de debilidad que finalmente luego se concreto en la economía real.
Llevando el análisis a la actualidad, podemos ver que el mercado se encuentra en un claro "bull-market" de largo plazo, incluso con las caídas evidenciadas a comienzo de año, que acumulan un descenso desde los máximos de 18.300 hasta los valores actuales de 16.200 del orden del 11%. Las caídas actuales son insuficientes aun para sugerir la posibilidad de que EE.UU. entrara en una recesión y por ahora el bull-market se mantiene intacto.
El Dow Jones acumula una suba del orden del 155% desde 2008 y entendiendo al mercado como un elemento de anticipación a lo que está por venir en la economía real, consideramos que hablar de recesión en este contexto es más bien como una oportunidad de compra de corto plazo.
Esto no significa que el mercado retome de nuevo las caídas y continúe quebrando mínimos y por ello debemos vigilar la evolución del Dow Jones con el objetivo de poder incrementar las oportunidades de, finalmente, ver una recesión en EE.UU.
En cualquier caso, por más que EE.UU. entre o no en una recesión, creemos que el ajuste actual que atraviesa el mercado es una oportunidad de compra de largo plazo y lejos estamos de entrar en un ciclo de debilidad como la evidenciada en 2008.
Dow Jones
Dow Jones