World Stock Indexes

lunes, 29 de febrero de 2016

Tras el acuerdo buitre, hombres de mercado optan por la cautela y evitan la euforia

Cronista.comTras el acuerdo buitre, hombres de mercado optan por la cautela y evitan la euforia

Consultados por Cronista.com, reconocen que salir del default le permitirá a la Argentina mejorar sus notas crediticias y regresar a los mercados, aunque alertan sobre los peligros de volver a endeudarse y consideran que no habrá aluvión de inversiones en lo inmediato.
 Tras el acuerdo buitre, hombres de mercado optan por la cautela y evitan la euforia
Tras el acuerdo buitre, hombres de mercado optan por la cautela y evitan la euforia
Quizás porque la Argentina tardó 15 años en salir del default, los hombres de mercado son cautos a la hora de analizar la situación del país y aclaren que no hay lugar para la euforia.
Entre los pro, hablan de mejoras en las notas crediticias del país, la posibilidad de volver al mercadode deuda y el ingreso a futuro de inversiones, aunque aclaran que nada será de un día para otro y que los problemas en la macro persisten.
“Argentina tiene mucho para crecer después de la ratificación de la noticia, pero tampoco es de un día para el otro”, analizó el asesor financiero Guido Macchi, vicepresidente de Macchi Valores, quien planteó la necesidad de "modificar la Ley de Mercados de Capitales” para poder avanzar.
“El mercado tenía bastante descontado este acuerdo. Pero ahora va a salir de fronterizo a emergente. Y ahí es donde tenemos que aprovechar. Hay que incentivar al inversor y al emisor”, dijo y pronosticó que el mercado “tendría que subir, hacer lo que se llama 'un serrucho para arriba'”.
Para Fernando Camusso, economista Director de Rafaela Capital, la primera señal tangible tras el acuerdo será “una mejora en el rating crediticio del país, lo que podría llevar a una compresión del spread por riesgo y a menores tasas para colocaciones financieras internacionales”.
“Argentina tiene que volver a los mercados porque es desde la apertura de la cuenta de capitales donde podemos hacernos de divisas, aplacar expectativas de devaluación, reducir tasas y estabilizar la demanda de dinero y, sobre todo, cumplir con metas inflacionarias”, planteó, aunque advirtió que el endeudamiento hay que "hacerlo con criterio, cosas que rara vez se hizo en el pasado”.
Precisó que la baja en el riesgo puede tener “un impacto positivo sobre todo en bonos largos, como el Bonar 24 o el DICY". Y vaticinó que, "posteriormente, el ordenamiento jurídico habilitaría ingresos de fondos en renta variable, lo que podría impulsar a un Merval, que aún necesita mucho volumen”.
Respecto a si es momento para cambiar la Ley de Mercados de Capitales, sostuvo que “un país en default selectivo no va a tener un mercado de capitales desarrollado por más ley de excelencia que tenga”.
En la misma línea de cautela por encima de la euforia, Diego Martínez Burzaco, de Inversor Global, opinó que “hay que ir de a poco”. “No se resuelven todos los problemas macro de la noche a la mañana. Es un paso muy importante para abrir a la Argentina al mundo de tasas de interés muy bajas. No solo para el Estado Nacional y provincias, sino también para empresas”, señaló.

Es importante en dos sentidos: el Estado no absorberá toda la liquidez local en colocaciones en el mercado doméstico, dejando lugar para PYMES y otras empresas; y también las grandes empresas podrán buscar financiamiento afuera para expandir frontera productiva. De todas formas no va a haber un boom de colocaciones e inversiones de corto plazo hasta que se contengan las expectativas inflacionarias”, aclaró Martínez Burzaco.


También se manifestó esperanzado en que “no se use el financiamiento para financiar gasto corriente, sino gasto en capital e infraestructura". Y pronosticó que "el primer aluvión de capitales foráneos será financiero, a bonos y acciones seguramente”.
Según Juan Manuel Palacios, de Bull Market Brokers, el proceso final de salida del default -al que aclaró le faltan aún varios pasos formales como el paso por el Congreso- va a permitir salir a colocar deuda “a una tasa menor tanto al Gobierno nacional, a las provincias, como también a las empresas de primera línea que tenían casi vedada esta vía”.
Sin embargo, descreo de los que piensan que de inmediato vendrán las inversiones productivas. La salida del default ayuda, y mucho, pero con eso sólo no alcanza, habrá que ver cómo evoluciona la macro, sobre todo entrando al segundo semestre del año para poder ver un flujo de inversiones desde el exterior destinados a la producción”, alertó.
Respecto al comportamiento del dólar, sostuvo que “por ahora sigue muy firme" y que "aunque van a intentar que se frene", no cree que "dejen arrimar al mayorista a los $ 16”.
Para el analista Julián Yosovitch, la existencia de un arreglo “es muy beneficiosa para la Argentina ya que permite salir de la categoría en default técnico, lo que abre las puertas a nuevos endeudamientos y a poder tener una cuenta capital de la balanza de pagos positiva, apalancando la economía y encontrando financiamiento que re-impulsen las inversiones”.
“El cuento argentino es una buena historia dentro del mundo emergente, el cual no esta transitando un buen momento. Y el mucho mejor cuando se lo compara con la actualidad de Brasil. Los bonos aun tienen margen para continuar comprimiendo sus rendimientos y muchos bonos con duration elevada aun tienen potencial.Las acciones argentinas tiene ya incorporado esta noticia en sus precios, pero el potencial de las mismas se mantiene intacto”, precisó.
Y agregó: “Una política monetaria prudente que corrija la emisión monetaria, una política fiscal restrictiva, el inicio de la liquidación de la cosecha en las próximas semanas y el actual acuerdo con los holdouts que permitan nuevos ingresos de dólares frescos vía endeudamiento y vía inversión directa implicará un nuevo escenario económico argentino y obligará a los agentes a comenzar a pensar y ahorrar en pesos”.