World Stock Indexes

lunes, 29 de febrero de 2016

Arreglo con holdouts: ¿momento para pesificar carteras?

Sitio de Información de NegociosJ.Yosovitch: arreglo con holdouts y pesificación de carteras
Buenos Aires, feb. 29 --(Nosis)-- Existen varios factores que obligan a los inversores a preguntarse, como lo hacen permanentemente, si vale la pena estar expuestos en pesos o en dólares.
Resultado de imagen para pesos argentinosJulián Yosovitch, licenciado en Administración y analista de mercados, sostuvo que existen varios factores que obligan a los inversores a preguntarse, como lo hacen permanentemente, si vale la pena estar expuestos en pesos o en dólares.
A lo largo de los últimos años esta respuesta estaba sesgado hacia la compra de dólares principalmente porque el gobierno de turno no generaba confianza en los inversores y dicha desconfianza se traducía en una permanente suba del tipo de cambio, la cual luego se trasladaba a precios y a un deterioro de las condiciones económicas llevando a una espiral de deterioro económico permanente.
Sin dudas que desde la asunción de Mauricio Macri se tocaron ciertos factores que cortaron con dicho espiral: Este gobierno genera mayor confianza en los inversores que el anterior.
Vale la pena ver cómo el gobierno actual logro resolver el conflicto con los Holdouts y tan solo en tres meses de gestión ya pudo solucionar dicho problema.
El acuerdo con los holdouts seguramente abra las puertas a que la Argentina salga del default selectivo y a partir de allí el país pueda volver a endeudarse en el mercado de capitales internacional, que genere una cuenta capital superavitaria dentro de la balanza de pagos.
Argentina podrá nuevamente tomar nuevo endeudamiento, sumado a nuevas entradas de capitales que vayan directamente a la economía real y a la inversión extranjera directa.
Es importante señalar que hoy en día la historia argentina es muy atractiva dentro del mundo emergente que se encuentra muy deteriorado, mas aun si nos comparamos con Brasil quien sufre de grandes problemas económicos y políticos.
Por otro lado, tomando en cuenta que el BCRA continuará con la prudencia monetaria controlando la emisión monetaria y manejando la tasa de interés como ancla contra la demanda de dólares.
A su vez, una política fiscal mas contractiva que apunte a controlar el déficit fiscal a largo plazo que se ubica actualmente en niveles de 7 por ciento del PBI, sumado al inicio de la liquidación de cosecha en las próximas semanas y meses, son todos elementos a considerar que obligan a preguntarse al inversor: ¿es momento de vender dólares y pasarse a pesos? ¿Hay que pesificar la cartera?
Pensar en un dólar por encima de los 16,50 pesos es demasiado para un BCRA que se pone incomodo al ver a la divisa subiendo por encima de sus límites y que ya ha mostrado intenciones de intervenir en el mercado cambiario. A su vez, pensar en un dólar por debajo de los 14,00 pesos también es difícil de ver en una economía que quiere retomar su competitividad tan retrasada en los últimos años.
Con lo cual consideramos que, si bien es muy prematuro sugerir que el peso argentino entre en un escenario de apreciación a largo plazo, creemos que la fase ascendente del dólar podría estar cerca de un fin de ciclo que a partir de ahora y de cara a los próximos años, el que apueste en pesos podrá ganar en dólares al encontrar una moneda con cierta estabilidad y que le de mayor previsibilidad a las inversiones y a la economía en su conjunto y que a partir de allí se genere un ciclo virtuoso que lleve a un nuevo ciclo de crecimiento de mediano y largo plazo. (fin)