World Stock Indexes

viernes, 2 de agosto de 2013

Los analistas mantienen las expectativas para las acciones de Endesa: "Las acciones de SQM pierden la confianza de los inversores tras el caso Uralkali"

Las acciones de SQM pierden la confianza de los inversores tras el caso Uralkali


[02 ago 2013] Carlos Montoya Ramos, Editor Adjunto, Sala de Inversión América   SUSCRIBIRSE
El anuncio de la retirada de la empresa rusa Uralkali del cartel BPC (Belarusian Potash Company), acuerdo que controlaba aproximadamente un 26% del comercio mundial de potasio, afectará, a juicio de los inversores, el precio de las acciones de la Compañía Sociedad Química y Minera de Chile (SQM). Esto es porque Uralkali se enfocaría en producir a máxima capacidad y vender los volúmenes al precio spot, pudiendo llegar a producir 10,5 millones de toneladas este año y 13 millones el próximo, lo que provocaría un cambio estructural en la industria.
Para los analistas de Banchile Inversiones, esto levanta una preocupación: riesgo de precio de potasio, donde estiman que caiga a 350 dólares por tonelada en 2014, desde su estimación previa de 420 dólares. “Alrededor de un 45% del margen bruto de SQM viene del potasio (17% directo, 27% indirecto) y por cada 10 dólares por tonelada que disminuya el precio, esto impacta el EBITDA de 2014 en un 2,7% (25 millones de dólares)”, declaran.
En este escenario, desde la casa de Bolsa esperan que la volatilidad del papel de SQM continúe “dado que el mercado se cuestionará la calidad de las utilidades y estimaciones hacia adelante así como también el múltiplo apropiado al cual debiera transar realmente la compañía”. Por ello, en Banchile Inversiones decidieron rebajar la recomendación para SQM desde “comprar” a “mantener”, con un precio objetivo de 16.500 pesos para la acción cotizada en la Bolsa de Santiago y 33 dólares al ADR en Wall Street. Actualmente, los títulos de la firma cotizan en 14.865 pesos en la bolsa chilena y 29,05 dólares en los Estados Unidos.
Un análisis similar realiza Felipe Ruiz de BCI Corredor de Bolsa, quien plantea que “luego del ajuste de expectativas para el largo plazo, los títulos de SQM en lo pronto se mantendrán en estos niveles de precio a la espera de nuevas decisiones estratégicas por parte de los grandes competidores y del ajuste en el balance de oferta/demanda por el activo subyacente”. Ante ello, Ruiz reconoce que mantienen el precio objetivo -en revisión-: “nuestro modelo de valorización alcanza un mínimo de 13.074 pesos. Si bien consideramos que luego de la aversión al riesgo sistémica en los títulos del sector, poco a poco comenzarán a prevalecer las características propias de cada firma, no descartamos que los títulos permanezcan bajo presión bajista en lo pronto”.
Por su parte, el CEO de Gilgal Markets, Marcos Barrientos Dörner, indica que “el actual escenario afecta aún más negativamente a los papeles de SQM, dado que siembra la incertidumbre sobre el impacto de la salida de Uralkali en los precios del potasio; por tanto, el mercado no sabe si significará solamente una disminución de las ventas o derechamente pérdidas en la compañía”. Además, agrega otras variables que podrían afectar el precio de los títulos de SQM, como “otros detalles no conocidos sobre el cartel o nuevas aristas en la batalla entre las AFP (Administradoras de Fondos de Pensiones), y el caso de la corredora Moneda contra el controlador”.
En materia de precios, Barrientos Dörner cree que en el corto plazo SQM está sobrevendida y “puede rebotar, por tanto, creo que los rebotes son buenos para irse ‘corto’”. Sugiere un precio objetivo para el ADR de 26 dólares, 11,8% menor a la valorización actual del papel.
Mientras tanto, Julián Yosovitch, analista de Ruarte's Reports, reconoce desde la mirada del análisis técnico, “que la emisora se ubica junto al 61,8% de toda la subida iniciada en los mínimos de 2001, a la vez que los indicadores técnicos muestran altos niveles de saturación y sobre-venta, por lo que toda la atención se centra en reacciones alcistas inmediatas que logren llevar a la acción de regreso a zonas superiores en torno a 33,10 dólares primero y luego 36,10 – 37,10 dólares, resistencia de corto y mediano plazo”.
No obstante, Yosovitch plantea que en caso de nuevas bajas, “estas deberán quedar contenidas en los 28,00-27.50 dólares, para que desde allí las subidas queden retomadas”.