World Stock Indexes

martes, 6 de agosto de 2013

Articulo Diario Ambito Financiero: ¿Un bull-market del dólar?

¿Un bull-market del dólar?

Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=700666


Es usual escuchar que el análisis técnico y el análisis fundamental coinciden en el largo plazo. Ahora bien, ¿cuándo es que se llega al largo plazo? En otras palabras, ¿cuándo es que coinciden ambos análisis? Quizás, y dado que se trata del largo plazo, estemos en ese momento.

El análisis técnico siempre se anticipa en el largo plazo y, en contra del análisis fundamental, apelando a una opinión en contrario, prevé el próximo movimiento del mercado con una importante antelación. Pero está claro, y nos valemos por nuestros archivos, ya sea desde esta columna así como en nuestros reportes y demás conferencias y charlas, que el bull-market actual es coincidente con lo que venimos sosteniendo desde hace ya un largo tiempo.

Lenta pero sostenidamente, el mercado americano continúa accediendo a nuevos máximos históricos con sus principales índices bursátiles el Dow Jones y el S&P500 subiendo y accediendo por encima de los 15.600 puntos y 1.705 unidades respectivamente. Los índices en cuestión se ubican entre un 155% y un 160% desde el peor momento de la peor crisis financiera internacional y cerca de un 20% el año actual. La burbuja de la cual mucho se hablaba en los primeros meses del año ahora no está siendo tan mencionada, producto de la existencia de ciertas mejoras a nivel macroeconómico y, por ende, el avance actual si encuentra fundamentos económicos.

Algo paradójico es que, dentro de este escenario de subas bursátiles en los principales mercados internacionales es que éste se está produciendo con un dólar fortalecido.

Continuando con la nota anterior, y rompiendo con los paradigmas típicos hasta estos días es que, se recurría al dólar cuando aumentaba el miedo y la volatilidad en los mercados financieros, generando un fortalecimiento de esta divisa y una devaluación de la otra moneda correspondiente. Grandes caídas bursátiles venían acompañadas de grandes subas del dólar contra el resto de las monedas en reacción al "fly to quality" realizado por los inversores en caso de pánico y temor por mayores caídas.

Ahora, sin embargo, el mercado bursátil genera máximos adicionales con un dólar firme. Es decir, lo que hasta últimamente veíamos como un comportamiento casi sistemático del mercado, en estos tiempos se está poniendo a prueba. Estamos dentro de un bull-market a la vez que el dólar, considerado activo de refugio, también está mostrando un fortalecimiento contra el resto de las principales monedas, contradiciendo el esquema operativo histórico del mercado.

¿Qué está pasando? ¿Hay un cambio de paradigma? Este esquema, y en contra de muchas opiniones críticas, ha sido lo que ha estado ocurriendo en los últimos años y muchos economistas se preguntan qué ocurre y el porqué de tal evolución, y finalmente, y quizás más importante, conocer cuáles serán los impactos de este desarrollo de la divisa. Desde el punto de vista técnico, el analista deberá analizar los gráficos de manera separada e individual, intentando abstraerse de las causas que generan tal movimiento, creyéndole al mercado y lo que dicen los precios, estudiando la tendencia y los patrones que produce el activo financiero en cuestión.

Nosotros seguimos siendo alcistas para el mercado internacional, para las plazas americanas y europeas, pero, ¿hacia dónde se dirige el dólar y los cruces de monedas líderes en el mundo? En esta misma columna estudiaremos la actualidad del euro-dólar, libra- dólar, y el dólar -yen, los cuales son los cruces líderes en el mundo financiero y elementos claves para analizar el desarrollo futuro del dólar. Veamos.

EURUSD

A lo largo del último año, el euro ha dejado de tener una tendencia definida, realizando un extenso proceso de lateralización, el cual forma parte dentro de otro proceso de lateralización de más largo plazo en onda B. Ambos procesos presentan más bien un desenlace bajista de mediano plazo.

Dado que el desarrollo actual de la divisa es trabado y solapado, muestra en realidad, un comportamiento de lateralización y consideramos que el euro ampliará las bajas para llevar la divisa hacia la zona de 1,295 dólar en una primera instancia y 1,265 dólar más tarde. Con pérdidas debajo de este último soporte, implicará una seria debilidad para la moneda común, habilitando descensos adicionales de regreso a los 1,23-1,22 dólar y 1,20 dólar luego, junto a los mínimos de julio de 2012.

Yendo más al largo plazo, el objetivo del postriángulo en B se ubica en niveles incluso inferiores a los mínimos mencionados de 1,20 dólar, por lo cual, desde el punto de vista técnico, hoy estamos encontrando debilidad en la moneda común de cara al mediano y largo plazo.

Ahora bien, este escenario bajista para el euro aún no ha quedado confirmado y dada la volatilidad que presenta la divisa, es importante cuidar las resistencias que mantienen con vida el esquema bajista mencionado. Estos escollos se ubican en los máximos de 1,342-1,347 dólar y desde donde las bajas deberán ser reanudadas rumbo a los niveles esperados. Sólo con el quiebre directo por encima de 1,347, las debilidades mencionadas quedarán postergadas y pasaremos a sugerir una recuperación mayor hasta los máximos de 1,37-1,38 dólar, siendo los máximos de 1,42 dólar la resistencia clave de largo plazo para la divisa coincidente con el 76,4% de Fibonacci de toda la caída en onda D del triángulo en onda B y desde donde un techo deberá gestarse para que desde allí quede finalmente concretado el esquema bajista favorecido.

USDJPY

En el caso del cruce USDJPY vemos que el dólar ha sido muy técnico a la hora de realizar un techo dentro de un patrón de cuña y una vez finalizada tal figura, el mercado regresó al inicio de ésta, tal como explica la teoría. A su vez, en los mínimos de 93,76 yenes se ubicaba el 38,2% de Fibonacci de toda la suba en onda 3, nivel de soporte importante para la divisa y desde allí las subas hasta los valores actuales.

Nuestra visión es alcista y consideramos que con el quiebre de los máximos actuales de 100-101,50 yenes, quedarán habilitados avances mayores para el dólar con chances de acceder por encima de los máximos previos de 103,75 yenes en una primera instancia, para luego ampliar las subas en dirección a los 111 yenes en una primera instancia y 119-120 yenes más tarde, junto a resistencias clave de mediano y largo plazo para la divisa.

En caso de intentos bajistas, vemos que el dólar encuentra soporte en los mínimos de 96,70 yenes o potencialmente 95,60 yenes, mientras que los mínimos alcanzados en 93,76 representan el soporte más importante en el corto y mediano plazo para la divisa y desde donde deberemos ver un regreso de la tendencia alcista, tal como lo proyectado. Sólo con el quiebre directo debajo de los 93,76 yenes, las subas mencionadas quedarán postergadas y pasaremos a alertar por un ajuste mayor, pudiendo regresar a la zona de 91,00-90,45 yenes, nivel donde se ubica el 50% de Fibonacci de todo el avance en onda 3 y desde donde la tendencia alcista deberá quedar finalmente reanudada, rumbo a los máximos mencionados.

GBPUD

En cuanto a la libra, y al igual que el resto de las monedas, el esquema que sostenemos continúa siendo el mismo que venimos proponiendo desde esta columna y en nuestras charlas, en el cual consideramos que las bajas se ampliaran para llevar a la divisa debajo de los mínimos alcanzados de 1,48 dólar en una primera instancia y zonas inferiores más tarde hacia 1,45-1,42 dólar más tarde, sin descartar descensos adicionales hacia valores más deprimidos para adelante.

Sin embargo, es importante destacar que al cierre de la semana, la divisa ha dejado una llave de reversión alcista diaria, elemento técnico que sugiere una recuperación, aunque ésta deberá quedar contenida en los máximos de 1,545-1,555 dólar o potencialmente 1,58 dólar, para que desde allí las bajas queden retomadas en dirección a los mínimos mencionados, caso contrario, podremos ver una recuperación mayor, aunque limitada, hasta la zona de 1,595-1,605 dólar, nivel de resistencia clave de mediano plazo coincidente con la línea de tendencia inferior del triángulo y desde donde la tendencia bajista deberá quedar finalmente retomada tal como lo proyectado.

Conclusiones

En términos generales vemos una continuidad en el fortalecimiento del dólar y un debilitamiento del resto de las monedas, a la vez que el bull-market bursátil se mantiene intacto con los principales índices americanos accediendo a máximos históricos. Hoy en día se está mencionando el hecho de que la economía efectivamente se encuentra mostrando señales de fortalecimiento, postergando el escenario de burbuja. De todos modos, es importante señalar que las mejoras económicas de las cuales se ha estado hablando ocurren dentro de un contexto en el cual los principales índices bursátiles se ubican con unas ganancias del orden del 20% anual y más del 140% desde 2009.

Rompiendo con los paradigmas, consideramos que es posible un bull-market bursátil acompañado de un bull-market del dólar. Este fenómeno es lo que ha estado ocurriendo en los últimos meses y, dado nuestro análisis, es lo que continuará ocurriendo en el futuro. Veamos...