World Stock Indexes

lunes, 26 de agosto de 2013

Articulo en Ambito Financiero : ¿El Merval, rumbo a nuevos máximos?

¿El Merval, rumbo a nuevos máximos?

Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch





La suba del Merval en elúltimo mes y medio ha sido impresionante, pasando de los 2.910 puntos hasta los valores actuales de 3.865 unidades, es decir, un avance cercano al 33 por ciento. Es difícil encontrar las causas de tal avance. Muchos apelan a la evolución del dólar, otros al resultado electoral o al bull-market que se encuentra protagonizando EE.UU. o incluso a la recuperación del Ibovespa, que viene recuperando importantes posiciones en el mismo período. En realidad, las causas pueden tener un cierto contenido fundamental como las recién enumeradas e incluso otras variables que no nombramos. Sin embargo, y en nuestra opinión, la dinámica alcista actual responde fundamentalmente a un comportamiento técnico de parte del mercado. El Merval ha sido sumamente técnico en todo este período y lo viene siendo ya desde el mediano plazo.

Tanto en nuestras charlas como en nuestros asesoramientos e incluso desde esta columna hemos identificado casi a la perfección el movimiento actual que ha tenido el Merval a lo largo de este último año. Esta afirmación se fortalece con el archivo evidenciado desde esta misma columna del 11 de junio bajo el título "El Merval bajo la lupa técnica". En tal momento el Merval valía 3.300 puntos y favorecemos una ampliación del ajuste llevando al mercado hacia niveles inferiores, ubicando a los 2.850 puntos al soporte clave de mediano y largo plazo, coincidente con el 61,8 por ciento de fibonacci de toda la suba entre los 2.118 puntos y 4.100 puntos en mayo de 2013.

Efectivamente, el Merval se regresó a los 2.910 puntos y desde allí hizo un gran piso de mercado, y desde allí la gran suba hasta los valores actuales. Tanto la recuperación alcista como la dinámica alcista también fueron anticipadas en nuestro artículo del 11 de junio. Justamente mencionábamos que luego de tal ajuste íbamos a protagonizar un gran desarrollo alcista importante de cara al mediano plazo. El argumento en el cual nos basamos es el comportamiento técnico que viene llevando el Merval a lo largo de los últimos años.

El Merval desde 2001 comenzó un nuevo gran ciclo, que tiene su primera fase hasta los máximos de 2007. Toda la caída de 2007-2008 forma parte de un ajuste de todo el primer ciclo y desde los mínimos de octubre de 2008 comenzó la fase más dinámica de toda la secuencia. La onda 1 de 3 de largo plazo se desarrolló entre los años 2008 y 2011, luego el ajuste hasta los mínimos de 2.118 puntos en mayo de 2012 fue la onda 2 de 3 de largo plazo y desde allí la suba hasta los 4.100 como la 3 de 3 de largo plazo. Dado que se trata de un análisis de largo plazo, nos obliga a subdividir el estudio en varias fases. La teoría elliottista permite hacer hasta tres subdivisiones, y apelando a la misma consideramos que desde los mínimos de 2.910 ha comenzado la fase 3 de 3 de 3, es decir, la de mayor dinámica alcista de todo el ciclo.

Acierto

Este análisis no ha sido modificado desde nuestra última nota relacionada con el mercado local, sino que más bien lo hemos mantenido y nos ha permitido acertar en la gestación del techo de 4.100 puntos, alcanzado el objetivo de postriángulo y en la identificación del piso de mercado en los 2910 puntos, junto al 61,8% de fibonacci de toda la suba entre 2.118-4.100. Si se observa la gráfica se podrá apreciar que la dinámica alcista en cada una de las fases mencionadas siempre ha sido más vertical que la anterior. Esta evolución, que también fue mencionada en el artículo previo, convalida el etiquetado favorecido.

Según la escuela elliottista, el mercado se mueve en cinco movimientos a favor de la tendencia y luego recorta parte de ese desarrollo en tres movimientos contra-tendenciales. Ahora bien, yendo al mercado local, es importante destacar que en cada uno de los movimientos que protagonizó el Merval lo hizo de manera tendencial. El mercado siempre que subió, lo hizo en cinco movimientos. A su vez, en cada uno de los ajustes lo hizo de manera contratendencial, en tres movimientos. 

Queda claro cómo desde 2008-2009 el selectivo local subió en cinco movimientos hasta los máximos de 3.700 puntos. Luego el ajuste lo llevó, dentro de un patrón de tres movimientos, de regreso a los 2.118 puntos, desde donde fue el piso. Más tarde sobrevino la recuperación y nuevamente el mercado subió en cinco, con una dinámica mayor que la anterior, hasta los 4.100. El último ajuste de regreso a los 2.910 puntos también fue dentro de un patrón en tres movimientos. Finalmente, la suba hasta los valores actuales tiene características tendenciales. Esta última conclusión no es menor, dado que, por derivación, nos lleva a entender que en el caso de cualquier ajuste, éste será entendido como una oportunidad de compra para el próximo movimiento, el cual llevará al índice por encima de los máximos previamente alcanzados.

Ahora bien, el gran avance hasta los máximos actuales fue bien anticipado desde esta misma columna así como en nuestras charlas y reportes, pero la pregunta clave que seguramente se hará el lector es, ¿hacia dónde se dirige el Merval?

Dada la dinámica alcista que presenta el índice, está claro que estamos dentro de una fase muy dinámica, la cual es característica de onda 3. No sólo por la verticalidad en el movimiento, sino también por la velocidad, contextualizado también por la fase técnica dentro de la cual se ubica el índice. En pocas palabras, el movimiento del Merval en los últimos meses y en los últimos años convalida el etiquetado técnico de onda 3. 

Yendo particularmente al análisis, vemos que desde los 2.910 puntos el Merval ha avanzado de manera tendencial, colocando los indicadores técnicos en altos niveles de sobrecompra. Este escenario podría generar nuevas bajas de corto plazo que permitan corregir tal saturación, aunque de mediano y largo plazo el sesgo se mantendrá alcista y continuaremos optimistas con intenciones de continuar recuperando posiciones perdidas e incluso acceder a nuevos máximos. 

Sobre el cierre de la semana, el Merval generó un leve recorte y en caso de que éste se amplíe, deberá quedar contenido en los 3.700 puntos o potencialmente las 3.550 unidades, para que desde allí las subas sean retomadas en busca de atacar los 4.050-4.100 puntos, junto a los máximos previos e importante escollo de largo plazo para el selectivo local. Dado que el avance actual forma parte de un movimiento en onda 3, esperamos que el Merval amplíe las subas logrando llevar los precios por encima de los 4.100 unidades y en busca de acceder a nuevos máximos en torno a los 4.500-4.800 puntos primero y 5.000-5.200 puntos más tarde, sin descartar una continuidad alcista rumbo a valores más ambiciosos para adelante, de cara al mediano y al largo plazo.

Es importante señalar que el índice local ha superado el 61,8 por ciento de toda la caída entre los 4.100 y los 2.910 puntos, por lo que tal suceso técnico habilita un regreso a los máximos previos de 4.100 puntos e incluso deberemos esperar que el selectivo busque acceder a niveles superiores, tal como lo mencionado anteriormente. Cada uno de los ajustes que generó el mercado desde la salida de 2002 fue profundo. Ya sea el ajuste de 2007-2008, más tarde la caída de 2011-2012 y finalmente la última protagonizada entre mayo y junio de 2013. Lo importante de cada uno de los ajustes es que luego de él la fase alcista posterior a las bajas fueron mucho mas dinámicas, verticales y con mayores ganancias, accediendo a nuevos máximos. Por ello es que nuestra visión se mantiene alcista y consideramos que el Merval intentará acceder por encima de los 4.100 puntos y buscará atacar los valores mencionados.

En el caso en que el ajuste se amplíe debajo de los 3.550 puntos, podremos ver nuevas pérdidas, encontrando a los 3.300-3.280 puntos como soporte clave de mediano plazo para el índice local y desde donde la tendencia alcista deberá ser retomada rumbo a los máximos mencionados.

Independientemente de los niveles a los que pueda llegar el mercado en el caso de un ajuste, no consideramos hoy en día la gestación de un techo de mercado, dado que no notamos euforia ni condiciones psicológicas del mercado para la generación de un cambio de humor, a la vez que el índice ha avanzado hasta estos niveles de manera tendencial. Un dato técnico importante es la ampliación de volumen que ha tenido la Bolsa local. El avance protagonizado hasta los niveles actuales ha sido con una ampliación del volumen, fortaleciendo el mensaje alcista que está dejando el mercado. 

El índice en cuestión ha sido muy técnico a lo largo de los últimos movimientos, estableciendo el techo perfecto con el objetivo del postriángulo en los 4.100 y más tarde con el reconocimiento del soporte del 61,8% de fibonacci de toda la suba entre mayo de 2012 y mayo de 2013, entre los ejemplos más recientes. Por ello, independientemente de los argumentos fundamentales que puedan desencadenar este comportamiento, consideramos que el Merval continuará siendo muy técnico de cara al futuro, de igual manera como lo anticipamos en nuestra última nota y de igual manera como lo estamos favoreciendo en la columna actual. Veamos...