World Stock Indexes

miércoles, 13 de abril de 2016

¿Seguirá la recuperación del oro?

¿Seguirá la recuperación del oro?

Analista / Ruben Ullúa
Argentina
¿Seguirá la recuperación del oro?
En diciembre de 2015, Janet  Yellen, presidente de la Reserva Federal, y el Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed (FOMC, por sus siglas en inglés) decidieron subir la tasa de interés de referencia en los Estados Unidos en un cuarto de punto y colocarla entre 0,25% y 0,50%, y desde allí Wall Street derrapó, mostrando el peor enero de la historia, mientras que el oro encontró su piso y reaccionó con fuerza, recuperando un 18% de todo el bear market (mercado bajista) iniciado en los 1.900 dólares la onza. Luego de semejante subida, la pregunta queda abierta: ¿hizo piso el metal dorado?

Existen varios elementos que deben ser analizados tanto desde el punto de vista fundamental como desde lo técnico para poder responder dicho interrogante. Comenzando por los fundamentals, vemos que la subida de tasas que se ha iniciado en 2015 tiende a ser mucho más gradual y menos empinada que procesos de tightening previos, entendiendo que dichas subas se darán de forma progresiva en el tiempo, y tal evolución genera impacto en el resto de los activos financieros de todo el mundo, arrancando por el dólar.

Las declaraciones de Yellen sobre sus perspectivas de subidas de tasas para los próximos años más moderadas, sumado a que el Resumen de Proyecciones Económicas reveló unas expectativas de PIB y de inflación más modestas, han impactado fuerte en el billete verde, mostrando debilidad en la divisa estadounidense y fortaleza tanto en el euro, así como en el yen japonés, el dólar canadiense y en muchas divisas latinoamericanas. En el mismo sentido, los commodities han sabido recuperarse con elevada volatilidad pero manteniéndose firmes dentro de las subidas que venían experimentando desde diciembre pasado.

Con lo cual, de persistir dicha evolución del dólar, el cual se encuentra mostrando debilidad de mediano plazo, generaría un buen desarrollo no solo para los commodities, sino también para los países y empresas productoras de materias primas. Dentro de dicho contexto, el oro seguramente se beneficiará de un dólar más débil y de una recuperación global del resto de las materias primas.

En el mismo sentido, el hecho de que la Fed no suba tan rápido las tasas les da aire a las balanzas de pago de los emergentes, siendo un alivio en parte para la economía China así como para muchas economías latinoamericanas, contribuyendo a que las expectativas devaluatorias no se profundicen y que los precios de las materias primas se estabilicen.

Por otro lado, consideramos que, dado que el oro no devenga una tasa de interés, justamente el hecho de que la subida de tasas de la Fed sea aún más gradual contribuye a que el metal precioso retome su atractivo como inversión de corto plazo, y es por eso que se han dado importantes recuperaciones en las últimas semanas.

Desde el punto de vista técnico, es importante el avance que ha tenido el oro en las últimas  semanas y es un dato técnico favorable el hecho de que el metal precioso haya reconocido soportes de mediano plazo en la zona de 1.070-1.050 dólares, y consideramos que para especular con nuevos avances deberemos ver subas inmediatas por encima de los 1.280-1.300 dólares, superando máximos previos y abandonando el canal bajista de mediano plazo. Ante tal suceso técnico, podremos pasar a especular con alzas mayores rumbo a zonas superiores, en torno a los 1.350 dólares la onza e incluso los máximos previos de 1.435 dólares.

En una visión de mediano plazo, el quiebre de los 1.400-1.435 dólares será entendido como un dato técnico positivo para el metal en los próximos meses, liberando alzas mayores hacia resistencias de largo plazo, cercanas a los 1.550-1.600 dólares la onza.

En caso de intentos bajistas, vemos que el metal encuentra soporte en los 1.195 dólares o potencialmente, en los 1.140, recortando entre el 38,2% y el 61,8% de Fibonacci de todo el avance y para que desde allí las subas sean reanudadas rumbo a zonas superiores, buscando atacar los escollos mencionados.

Solo con el quiebre directo debajo de 1.140 dólares, el avance en cuestión quedará postergado y pasaremos a alertar por un regreso a la zona de mínimos y a la parte inferior del canal bajista de mediano plazo en los 1.105-1.100 dólares, siendo los 1.050 el soporte de largo plazo para el metal precioso y para que desde allí los alcistas intenten nuevamente retomar la tendencia al alza de largo plazo.

¿Seguirá la recuperación del oro?
 Fuente: Saxo Bank