World Stock Indexes

martes, 16 de abril de 2013

Articulo en Ambito Financiero : Japón en 2013. ¿Despertó el gigante?

Japón en 2013. ¿Despertó el gigante?

Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=683975

/


A fines de enero del corriente año, desde esta misma columna mencionábamos el potencial alcista que mostraba el mercado japonés, con su principal índice bursátil, el Nikkei225. Para el momento de nuestra última nota, el índice en cuestión valía 10.930 puntos, un 24% menos que hoy (en el momento de escribir este artículo, el Nikkei cotiza a 13.550 unidades) y el selectivo se encontraba junto a escollos intermedios coincidentes con el 38,2% de fibonacci de toda la caída desde los máximos de 2007. Tal obstáculo fue efectivamente superado, de igual manera que como favorecíamos en aquel momento, y la tendencia alcista se extendió hasta los valores actuales.

El mercado hizo piso en el peor momento de la crisis internacional en marzo de 2009, junto con los principales selectivos bursátiles americanos, y allí es donde comienza la recuperación actual. En medio de tal remontada, Japón sufre en marzo de 2011 uno de los mayores desastres naturales de la historia de la humanidad, con un terremoto y posterior tsunami de consecuencias devastadoras.

Luego de tal evento catastrófico, la gran mayoría de las proyecciones económicas y fundamentales anticipaban una gran crisis económica para el país nipón, recomendando cautela en el ámbito bursátil e incluso favoreciendo posiciones cortas al índice (vendidas), tomando ventaja de tal escenario negativo. Si bien el mercado cayó fuertemente luego del tsunami, lejos de quebrar mínimos alcanzados en 2009, el Nikkei225 inició un gran ciclo alcista, dentro del cual estamos inmersos.

Posteriormente al desastre, el mercado reabre sus operaciones y se desploma cerca de un 20%, accediendo a mínimos de 8.200 puntos. Desde allí se inicia una gran remontada, aunque el piso final se produce cerca de tal nivel, en las 8.105 unidades en noviembre de 2011, ocho meses después de ocurrido el desastre natural. Ahora bien, la caída del Nikkei no tomó características de mercado bajista ni logró colocarse debajo de los 7.000 puntos alcanzados en marzo de 2009, es decir, la recuperación iniciada en 2009 se mantenía intacta.

Es racional pensar que no estaban dadas las condiciones para invertir en Japón luego de tal evento catastrófico, aunque lo cierto es que el mercado hace pisos dentro de escenarios económicos desfavorables y con una gran adversidad económica, política y social. Es decir, el tsunami y desastre natural y económico genera una gran caída en los precios de las cotizaciones, y si bien la recuperación no fue inmediata, el mercado no se quebró y siguió cayendo, sino que más bien fue allí mismo una oportunidad de compra histórica. La recuperación se demoró un largo período, pero el mercado nunca se quebró debajo de los mínimos de 2009. Según las proyecciones económicas, racionalmente el mercado debería haberse hundido un 20%-30% más a los mínimos alcanzados postsunami; sin embargo, de manera irracional, allí fue un gran piso.

Justamente los mercados financieros no operan bajo patrones racionales, es decir, el mercado no es racional, es irracional y está hecho para descartar lo obvio y apostarle a lo inesperado. ¿Qué era lo obvio luego del tsunami? Que el mercado se quiebre y continúe con el bear-market iniciado en 2007, incluso llevando a los precios debajo de los mínimos de marzo de 2009. ¿Qué era lo inesperado? El hecho de que el mercado haya generado un piso histórico e inicio de un bull-market cerca o junto al desastre. ¿La respuesta? La encontramos en el gráfico adjunto, considerando incluso que hoy estamos un 65% por encima de los mínimos alcanzados luego del tsunami.

La conclusión a la que llegamos y hacemos referencia siempre desde esta misma columna así como en nuestras charlas y capacitaciones en masters y posgrados locales e internacionales es que para operar en el ámbito bursátil hay que tener una opinión en contrario a lo que piensa la generalidad de las personas, analizando al mercado financiero bajo patrones irracionales, dado que éstos no son racionales. Las plazas bursátiles otorgarán beneficios sólo a aquellos que se animen a hacerlo.

Ahora bien, las subas hasta los valores actuales fueron coincidentes con nuestra visión, previamente anticipada, pero ¿qué hay que esperar para el futuro del selectivo nipón? Veamos.

Índice Nikkei225 

Tal como mencionamos arriba, el mercado logró superar el 38,2% de fibonacci toda la caída desde los 18.400 puntos de 2007, habilitando avances mayores hacia los 14.000 puntos, nivel donde nos ubicamos hoy en día, lo cual es una resistencia coincidente con el 61,8% de fibonacci de todo el bear-market iniciado en 2007.

Consideramos que de mediano plazo el índice continuará recuperando posiciones incluso para colocarse por encima de los 14.000 puntos. Con el quiebre de tal escollo de manera consistente, confirmará que en los mínimos de 7.000 puntos ha sido un histórico piso de mercado y habilitará una continuidad alcista hacia los 15.000-15.700 puntos primero y de regreso a los 18.400 puntos más tarde, junto a los máximos de 2007, zona donde se ubican hoy en día los selectivos americanos como el Dow Jones Industrial y el S&P500.

Ahora bien, yendo al corto plazo vemos que existen ciertos argumentos negativos que podrían estar alertando ante un posible recorte, el cual deberá ser de corta vida y de manera limitada. Los mismos se basan en que los indicadores técnicos se muestran saturados al alza y sobrecomprados (en la gráfica semanal), incluso teniendo en cuenta que la suba actual en onda 3 ha realizado prácticamente en 261,80% de fibonacci de todo el avance en onda 1. Todos estos argumentos, sumados a la elongación que existe de las medias respecto de los precios y la proximidad a resistencias claves, nos hace colocarnos en una situación de cautela de corto plazo, aunque no modificando nuestro esquema alcista de largo plazo.

En caso de que se presenten debilidades, éstas deberán ser limitadas a los soportes ubicados en los 13.000 puntos y potencialmente 12.400-11.880 puntos, siendo las 11.550 unidades el soporte clave de mediano plazo para el Nikkei, coincidente con el 38,2% de todo el avance en onda 3. Desde tales mínimos, el selectivo japonés deberá retomar la tendencia alcista, finalizando la onda 4 y llevando a los precios por encima de los 14.000 puntos y valores más ambiciosos para adelante.

EWJ

De igual manera que para el Nikkei, el ETF ha continuado con la recuperación, y a fines de enero el EWJ valía 9,80 dólares y hoy se ubica cerca de un 16% por encima de tal valor.

El ETF se muestra más retrasado respecto del índice, dado que este último se encuentra más próximo al 61,8% de toda la baja desde los máximos de 2007. Nuestra visión es similar a la del selectivo nipón en el que continuamos favoreciendo alzas mayores por encima de los máximos de 2010 en 11,60 dólares para luego atacar los 12,25 dólares, nivel donde se ubica la resistencia de mayor peso en el largo plazo, coincidente con el 61,8% de toda la caída desde los máximos de 2007. Más tarde, con la superación de tales obstáculos, implicará que hemos visto un piso de mercado, confirmando una recuperación mayor, incluso para llevar a los precios de regreso a los máximos previos de 15,60 dólares de 2007.

Del mismo modo que para el Nikkei, somos alcistas de mediano y largo plazo, aunque percibimos cierta saturación de corto plazo que nos coloca cautelosos dado que el EWJ también se muestra saturado y sobrecomprado (en la gráfica semanal), a la vez que las medias se ubican bastante distanciadas respecto de los precios, por lo que vemos cierta vulnerabilidad a poder realizar un ajuste, aunque limitado hasta los 11,00-10,75 dólares, siendo los 10,40-10,35 dólares el soporte clave para el EWJ, coincidente con el 38,2% de fibonacci de todo el avance en onda 3 y desde donde la tendencia alcista deberá retomar su curso rumbo a nuevos máximos.

Conclusión

Seguimos siendo optimistas para el mercado japonés dado que vemos una clara evolución alcista, con un movimiento tendencial definido al alza, recuperando posiciones perdidas a lo largo de 2007-2008. El mercado japonés continúa siendo una plaza bursátil bastante retrasada respecto de otros mercados internacionales líderes, incluso bastante alejado de los niveles actuales que presentan los índices de Wall Street. El mercado, luego del tsunami tuvo una gran revancha y si bien no le fue fácil retomar la senda alcista iniciada en los mínimos de 2009, el índice no se quebró, y lejos de acceder a nuevos mínimos, recuperó las subas como tendencia principal, protagonizando una gran escalada, la cual, según nuestra opinión, continúa mostrando un gran potencial para el corriente año y los que vienen.

Con el quiebre del 61,8% de toda la caída desde los máximos de 2007, confirmará un piso de mercado y una continuidad en el bull-market rumbo a los máximos previos. De corto plazo nos mostramos con una cierta cautela, fundamentalmente por los argumentos técnicos enunciados que muestran un cierto cansancio y potencial recorte, aunque el mismo simplemente deberá corregir parte de las ganancias acumuladas, recuperar energía y aliento, para más tarde continuar con la recuperación rumbo a los máximos propuestos y valores más ambiciosos para adelante. Veamos cómo sigue.