World Stock Indexes

martes, 30 de diciembre de 2014

En 2015: ¿euro o dólar?

En 2015: ¿euro o dólar?

Por: Roberto Ruarte y Julián Yosovitch

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=773028



 Sin lugar a dudas este año existieron dos activos que llamaron fuerte la atención de los inversores en todo el mundo. Por un lado, el dólar supo ganar importante terreno a lo largo de 2014 conquistando un 15% aproximadamente desde mayo de este año hasta los valores actuales. Es justamente el dólar índex el que muestra tal evolución alcista pasando de niveles de 78.50 puntos hasta los máximos actuales de 90. Este desarrollo alcista de la moneda americana golpeó fuerte a los commodities y sobre la base de ello uno de los activos que más sufrió fue el petróleo, el cual en la segunda mitad del año supo perder cerca de un 50% pasando de niveles de 110 hasta los valores actuales de 55 dólares el barril. 

En esta columna nos centraremos principalmente en la posible evolución que tenga el dólar contra las principales monedas del mundo de cara a 2015, siendo el euro el cruce de monedas más importante a analizar. 

Justamente el euro sufrió una fuerte baja pasando de máximos de 1.40 hasta los valores actuales de 1.217 dólares al cierre de la semana. Esta evolución bajista es coincidente con lo que venimos anticipando desde esta misma columna en adicionales pasadas, haciendo referencia al posible bull-market del dólar. En noviembre de 2012, en esta misma columna nos preguntábamos quién ganará la guerra de monedas haciendo referencia al potencial alcista que mostraba el dólar y más tarde en agosto de 2013 nos volvíamos a preguntar si se viene un bull-market del dólar e incluso a lo largo de todo 2014 manteniendo el sesgo alcista para la moneda americana. Con la fuerte suba del dólar en 2014 y de cara a 2015 nos volvemos a preguntar... ¿se mantiene el sesgo alcista para el dólar en 2015?

En el mercado de euro-dólar (EURUSD) es fundamental el análisis de psicología. Cuando el euro entro en vigencia en 2001 en niveles cercanos a 0.89 dólares, la confianza respecto de la moneda común era mínima, con un contexto lleno de escepticismo, e incluso con cierta nostalgia y rechazo de los europeos producto de la despedida de sus propias monedas, las cuales estaban siendo abandonadas para adoptar la moneda común para el resto de sus vidas. 

Lo cierto es que desde la salida del euro en 2001 en un escenario lleno de escepticismo, el mercado no supo más que ganar terreno respecto del dólar y ya para 2004 el euro pasaba a ubicarse en niveles superiores a 1.35 dólares. A comienzos de 2004 diez nuevos países se incorporaron a la Unión Europea, entre ellos Chipre, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania, Polonia, República Checa, Eslovaquia, Malta y Eslovenia queriendo participar del éxito de la unión monetaria, la cual también se veía reflejada en el valor del euro el cual tocó un máximo histórico ubicándose en 1.365 dólares ganando la confianza de los inversores como moneda de reserva de valor en detrimento del dólar. La adopción del euro como moneda de curso legal en cada uno de esos países iba a estar adaptado de manera independiente hasta que lograsen cumplir con varios criterios de convergencia y con una fecha de entrada determinada. 

A lo largo de 2005 el euro generó un ajuste pasando de los máximos de 1.365 dólares hasta los mínimos de 1.16 dólares perdiendo cerca de un 16%. En el piso de 1.16 dólares el contexto de crisis de la Unión Europea se revitalizó producto del rechazo de Francia y Holanda a constitución de la Unión Europea en reflejo también del rechazo de la población a la unión económica del Viejo Continente. 

La desunión europea era el tema de conversación en el mercado financiero internacional e incluso los titulares de los diarios se preguntaban sobre la posibilidad de la desaparición del euro, dado que existía la posibilidad de que algunos países se saliesen de la unión monetaria atendiendo a sus intereses nacionales. En el peor momento de la crisis, los franceses salieron a las calles a protestar, quemando autos y generando disturbios en las principales ciudades. En ese contexto de crisis y ebullición social el euro logra un piso en 1.16 y desde allí un nuevo impulso alcista que no frenaría sino hasta los máximos históricos de 1.60 dólares en 2008. Esto quiere decir que en momentos de mayor escepticismo respecto de la moneda común, se han dado los dos pisos más importantes de la historia del euro, en su nacimiento y más tarde en el piso de 2005 en 1.16 dólares. 

En 2008 el euro logra un nuevo máximo histórico cotizando en 1.60 dólares. Seguramente serán históricas las imágenes de "acepto euro" en la gran manzana de parte de comerciantes de Manhattan y de EE.UU. haciendo clara referencia a la fortaleza de la moneda común y la fortaleza de esta. Los "mil-euristas" y el éxito de la Unión Europea era materia de debate en los foros y principales diarios económicos internacionales. A partir de allí, cada vez que asomaba un escenario de crisis y preocupación economía, el euro mostraba fuerte caídas, motivadas por la crisis económica en EE.UU. desatada en 2007-2008 y se hacia una clara referencia respecto del futuro de la moneda común. Para noviembre de 2008 el euro vuelve a valores de 1.26 y se hablaba de la paridad del euro frente al euro. En el peor momento de la crisis internacional, el dólar genera un importante techo de mercado y las monedas comienzan a recuperar parte del terreno perdido y eso mismo es lo que hizo el euro permitiendo a la moneda común regresar a niveles de 1.49 dólares. La crisis de deuda europea golpeó fuerte al euro, la cual tuvo su climax entre 2011 y 2012 generando un enorme proceso de lateralización hasta los valores actuales. 



Justamente en 2013 el euro fue una de las mejores divisas como reserva de valor frente al dólar hasta que en mayo de 2014 el cruce generó un importante techo de mercado y mostrando un fuerte sell-off hasta los valores actuales de 1.217 dólares. El contexto de crisis económica en Europa no se disipa. Grecia sigue preocupando a los mercados, el crecimiento anémico de Europa muestra a las claras una falta de fortaleza de los principales países de la unión, siendo la deflación un tema de principal preocupación entre los miembros lideres evidenciando un claro escepticismo respecto del euro y parte de ello tiene que ver con la cotización actual del EURUSD.

Ahora bien: ¿qué muestra el euro en el mediano plazo? El EURUSD ha mostrado un proceso lateral en onda B de mediano plazo desde el techo de 1,60 dólares hasta los valores actuales, generando la ultima onda E del triángulo en los máximos de 1.40, recortando el 61.8% perfecto de Fibonacci de toda la caída previa en onda D. 

Justamente el ajuste actual forma parte del movimiento de pos-triángulo y un movimiento en onda C de largo plazo, recortando todo el avance iniciado en 2001 hasta los máximos de 2008 de 1.60. El esquema de lateralización lo venimos llevando hace tiempo y la definición del triángulo es bajista buscando ubicar al euro en niveles inferiores en torno de los 1.20 dólares y 1.17 dólares mas tarde, e incluso intentando colocarse en los 1.15-1.12 dólares, junto al 61.8% de Fibonacci de todo el bull-market inicial. La gran suba del dólar ha convencido a muchos analistas y traders de la existencia de un escenario pro-dólar de mediano plazo y tal contexto de saturación generalmente alienta a un potencial ajuste que sepa recortar parte de las pérdidas acumuladas por el EURUSD. A su vez, la caída iniciada en 1.40 dólares ha mostrado un desarrollo tendencial en cinco ondas y mostrando por momentos señales de cansancio y en caso de posibles subas, vemos que el EURUSD encuentra resistencia en 1.255-1-270 dólares o potencialmente en 1.285 dólares siendo los máximos de 1.325 dólares es considerado el escollo clave de mediano plazo para la moneda común y desde donde la tendencia bajista deberá ser retomada, tal como lo proyectado.
Los programas de expansión monetaria planeadas por el BCE y el BCJ, buscando generar un QE en sus respectivas regiones, auguran las chances de que el dólar continúe ganando posiciones frente a las demás divisas internacionales y si bien el mercado no se comporta de manera lineal, es probable que en algún momento genere algún rebote de corto y mediano plazo y en caso en que las mismas queden concretadas deberán ser aprovechadas como una oportunidad de revender al euro buscando que la moneda común regrese a los soportes mencionados de 1.15-1.12 dólares. Sumado a eso, el EURUSD ha dejado en este 2014 una llave de reversión bajista anual, algo que el mercado pocas veces deja y tal dato técnico representa un argumento adicional que fortalece nuestra visión alcista para el dólar en los próximos meses y para 2015. 

Para poder detectar nuevamente un piso de mercado en el euro y un techo en el dólar, será clave volver a analizar la psicología, tal como lo hemos hecho en el pasado. Seguramente, y en el caso en que nuestro escenario quede concretado, la psicología respecto del euro estará fuertemente amenazada poniéndose en duda la continuidad de la unión monetaria y de la moneda común, ubicándose en un contexto de escepticismo generalizado. 

Allí es cuando nuevamente el euro será una oportunidad de compra. Creemos que por ahora el euro sigue teniendo recorrido bajista y las señales de cansancio de corto plazo deberán ser aprovechadas como una oportunidad de venta en el caso en que el mercado muestre algún rebote para que luego del mismo, la tendencia bajista quede retomada, tal como lo proyectado y rumbo a los mínimos propuestos. Veamos...