World Stock Indexes

martes, 11 de junio de 2013

El Merval bajo la lupa técnica

Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=692344

Uno de los grandes dilemas que enfrentan los analistas económicos y fundamentales para poder explicar el gran avance que ha tenido EE.UU. con sus principales índices, el Dow Jones y el S&P500, es que a la hora de encontrar argumentos consistentes para entender tal evolución caen en un dilema lleno de inconsistencias e irracionalidades, básicamente porque tales fundamentos carecen de fortaleza como motivo real para entender el bull-market actual del mercado accionario. Existe tal grado de confusión que se valoran positivamente las malas noticias económicas que se emiten dado que, al permanecer señales débiles de parte de la economía americana, se considera que la Fed continuará con su política monetaria expansiva que llevará al mercado a nuevos máximos.

Es por ello que se apela a la existencia de una burbuja financiera en el ámbito bursátil dado que los mercados se están comportando de manera irracional. Los argumentos económicos que se utilizaban en 2007 para explicar el buen comportamiento del mercado hoy no sirven para explicar el bull-market actual y por qué el Dow y el S&P500 están en máximos históricos.

Lo mismo ocurre en mercados como el español, con el Ibex35. Los datos macro del país ibérico muestran a las claras un mal momento de la economía de España; sin embargo, desde mayo/12 el Ibex35 supo recuperarse cerca de un 50% y si bien a lo largo del año actual ha ajustado, aún se ubica un 40% por encima de los mínimos de mayo/12. Las malas noticias continúan siendo públicas y la cantidad de desempleados continúa rompiendo nuevos récords; sin embargo, el mercado bursátil no se quiebra y lejos de colapsar se sostiene cerca de los máximos de comienzo de año. Es racional pensar que el mercado debería realizar una gran caída luego de las malas noticias; sin embargo, y de manera irracional, el Ibex35 no se quiebra.

Desde esta columna insistimos en que los mercados no son racionales. Se comportan de manera irracional y por ello, utilizando argumentos racionales, se tiende a una incongruencia y obligadamente se llega entonces a conclusiones como la de la existencia de una burbuja financiera.

Los mercados son cíclicos y ciclotímicos. Se mueven de la depresión a la euforia. El mercado local, con el Merval como principal índice, también muestra la misma conducta. Históricamente el Merval y la Argentina han pasado por momentos oscuros en los años 2001-2002. En el peor momento de la crisis económica, el selectivo porteño hace piso en los 193 puntos en la semana del 30/11/01.

Volviendo a la introducción, ¿es racional que el mercado haya hecho piso allí? La respuesta es negativa y fue irracional e impensado que el mercado haga su piso histórico en el peor momento de la crisis económica, social y política más grave de los últimos años. Racionalmente no estaban dadas las condiciones para invertir en la Argentina; sin embargo, allí fue el piso.

Lo mismo ocurrió luego de la gran caída protagonizada en los años 2007-2008. Luego de la crisis con el campo, el conflicto con las AFJP y la crisis económica internacional, el mercado local, en el momento más crudo de la crisis financiera internacional y local hace piso, y desde allí la gran recuperación hasta los máximos de 2011.

Los mercados son un elemento de anticipación que los agentes deben considerar. El piso de mercado fue en 2008 y recién en 2009 la Argentina entró en recesión, para más tarde recuperar la actividad económica.

El índice local ha generado un espectacular avance desde los mínimos de mayo/12 en 2.118 puntos hasta los máximos históricos de 4.100 puntos. ¿Qué está queriendo decir esta gran suba? Así como en 2002 el mercado se anticipó al nuevo ciclo argentino y de igual manera como se anticipó a la recesión y a la recuperación en 2008, consideramos que este gran avance protagonizado por el Merval quiere decir algo parecido.

Desde el punto de vista técnico, el mercado subió dentro de 5 movimientos desde los mínimos de 2.118 hasta los máximos de 4.100 puntos. No es menor que el Merval haya subido en 5 movimientos dado que la escuela técnica elliottista considera que el mercado se mueve 5 movimientos a favor de la tendencia y 3 en contratendencia. Justamente, desde los mínimos de mayo hasta los máximos de 4.100 puntos, el principal índice local ha sabido desarrollar tal avance dentro de 5 movimientos.

La onda 1 de nuestro análisis es la que se inicia en mayo de 2012 de 2.118 puntos hasta los máximos de 2.586 puntos. La corrección en onda 2 lleva al mercado de regreso a los mínimos de 2.235 unidades y posterior a tal ajuste sobrevino una gran recuperación hacia los 3.545 puntos como parte de la onda 3, finalizada en febrero de 2012.

Otra de las reglas elliottistas es que la onda 3 nunca puede ser la más corta de la secuencia y generalmente es la más dinámica y larga de ella. Eso es lo que ocurrió con el Merval. Luego el ajuste en onda 4 bajo la figura de un triángulo, el cual se definió en los mínimos de 3.394 puntos y nos daba un objetivo de avance hasta los 4.100 puntos como parte del objetivo del postriángulo.

Los triángulos son muy comunes en las ondas 4 y son figuras de continuación de tendencia, aunque indican el último movimiento a favor de la tendencia previo al ajuste. Generalmente ajustan entre el 38,2% de fibonacci y hasta el 50% de fibonacci, es decir, no son ajustes profundos, pero sí toman un tiempo largo.

Los triángulos están conformados por 5 movimientos internos etiquetados con letras ABCDE y las cuales suelen hacer entre el 61,8% y el 76,4% de fibonacci de la onda previa. A su vez, el objetivo del postriángulo se calcula tomando la base del triángulo desde el comienzo del movimiento en postriángulo y a favor de la tendencia previa.

Dado que la tendencia previa era alcista hasta febrero de 2012, recomendamos fuertemente comprar al mercado local aprovechando el regreso de la tendencia alcista y buscando el objetivo de postriángulo, ubicado en los 4.000-4.100 puntos, donde finalmente se generó el techo de mercado. Es decir, el mercado fue sumamente técnico. Ha tenido un comportamiento de libro, bien atado a la teoría elliottista y efectivamente logró su objetivo de pos-triángulo en los 4.100 puntos. Incluso el Merval, en la semana del 8/5 dejó una llave de reversión bajista semanal, fortaleciendo nuestra visión para el índice porteño.

Gracias a estas consideraciones hemos cuidado nuestros rendimientos quedando fuera del mercado en la gran mayoría de las acciones locales cotizantes, por lo que el ajuste actual no nos ha perjudicado, sino que más bien fue en línea de nuestra visión.

A muchos analistas fundamentales también se les dificulta, desde el punto de vista racional, explicar semejante avance del mercado local y por ello el sesgo de sus análisis continúa siendo bajista. Lejos de compartir tal visión, y dado que el mercado se desarrolló bajo 5 movimientos de manera tendencial desde los mínimos, el ajuste actual forma parte simplemente de un recorte de toda la suba iniciada en mayo de 2012.

Tenemos en claro que luego del ajuste actual el mercado estará listo para retomar la tendencia alcista y entrar en una de las fases mas dinámicas del ciclo iniciado en 2002.

Es muy importante el hecho de que identificamos la existencia de 5 movimientos desde los pisos de mayo/12 hasta los máximos de mayo/13 ya que nos permite entender el ajuste actual no como un movimiento bajista tendencial, sino más bien como parte de un desarrollo en contratendencia a la baja, y que luego de la caída actual volveremos a ver una evolución alcista de parte del índice local que logre llevar los precios de regreso a zonas superiores, incluso colocando al Merval rumbo a nuevos máximos.

La gran pregunta entonces es ¿hasta dónde llegará el ajuste actual? Para responder tal incógnita hay que ir al bosque del análisis, es decir, a la visión global. Entendemos que en 2001-2002 el Merval en pesos inició un nuevo ciclo. La primera onda de suba se da entre los mínimos de 2001 y los máximos de 2007, posterior a ello, una onda 2 muy profunda regresando a los 820 puntos. Luego de semejante ajuste, el principal índice local realizó un espectacular avance hasta los 3.700 puntos como parte de la onda 1 de 3, y la 2 de 3 llevó a los precios de regreso a los 2.118 puntos. Finalmente, la suba desde los 2.118 hasta los 4.100 puntos es la 1 de 3 de 3.

Este etiquetado se convalida incluso si analizamos la dinámica del avance en cada una de las recuperaciones. Es decir, la suba entre 2001 y 2007 es dinámica, pero más aún lo es el avance desde los pisos de 2008 hasta el techo de 2011. Todavía más vertical es la suba entre mayo/12 y los techos de mayo/13, por lo cual es factible considerar que estamos cada vez más cerca del gran momento de suba del índice Merval en pesos y podemos etiquetar el ajuste actual como parte de la onda 2 de 3 de 3.

Las ondas 2 recortan por lo menos el 38,2%, aunque habitualmente regresan al 61,8% de toda la suba en onda 1, no pudiendo nunca perforar los mínimos de la onda 1. A su vez, desde el punto de vista técnico, deberíamos esperar el mismo tamaño de la caída de la onda A para la onda C.

En este sentido, consideramos que el ajuste actual podrá ampliarse hacia la zona de 3.350 puntos e incluso los 3.200-3.150, replicando el mismo tamaño de caída de la onda A, y encontrando en los 2.900-2.870 puntos al 61,8% de fibonacci de todo el avance hasta los 4.100 y gran soporte de corto y mediano plazo para el índice local y desde donde las subas deberán ser retomadas como tendencia principal rumbo a nuevos máximos.

El mercado ya regresó a la zona del 38,2% de fibonacci de todo el avance mencionado, aunque aún el Merval no ha dado señales concretas de reversión, incluso la estructura correctiva se muestra incompleta básicamente por el tamaño de la onda C respecto de la onda A.

Por todo ello, y teniendo en cuenta la estructura correctiva, nos mostramos cautelosos y a la espera de un ajuste mayor hacia los soportes mencionados y en caso de posibles subas vemos que el Merval encuentra resistencia en los 3.550-3.650 puntos, mientras que los 3.800-3.840 unidades se ofrece como el escollo de mayor peso en el corto plazo para el índice local y desde donde el ajuste deberá retomar su curso, en dirección a los mínimos propuestos.

Únicamente con subas directas por encima de 3.840 puntos podremos descartar cualquier ajuste mayor y pasar a sugerir alzas adicionales de regreso a los 3.950 y 4.100 más tarde, junto a los máximos previos, sin descartar una continuidad alcista rumbo a valores más ambiciosos.

En cada uno de los ajustes que realizó el Merval fueron caídas profundas, aunque posterior a tal debilidad las subas experimentadas fueron espectaculares. Luego de largos años oscuros hasta llegar al piso definitivo en noviembre/01, el Merval supo recuperarse cerca de un 1.120%, yendo desde los mínimos de 193 puntos hasta los máximos de 2.355 unidades 6 años más tarde, en noviembre/07.

La caída de 2007-2008 fue muy dura y profunda para el mercado local, regresando a los 820 puntos y perdiendo cerca de un 66% hasta octubre/08. Luego de tal caída y en menos de 3 años, supo recuperarse cerca de un 350%, accediendo a máximos históricos de 3.700 puntos. Nuevamente, una caída muy profunda llevó al mercado de regreso a los 2.118, perdiendo un 43% de su valor en 2011 y mitad de 2012. Finalmente, en tan sólo un año, el Merval subió un 94%.

Desde 2001, cada ajuste que hizo el mercado fue muy profundo y casi postergando o comprometiendo la visión alcista de largo plazo, aunque ésta nunca ha quedado descartada y vemos que luego de cada caída toda recuperación fue más dinámica y vertical que la anterior.

Dada la histórica que presenta el mercado local, somos conscientes de que el ajuste actual podrá (o no) ser igual de profundo que los anteriores y por momentos comprometer las expectativas alcistas que hoy tenemos para el Merval, confiamos en que el esquema optimista se mantendrá intacto, por lo que deberemos estar atentos a la finalización del ajuste actual y prepararnos para una nueva suba espectacular de la Bolsa, de igual manera que lo hizo en los períodos 2002-07, 2008-11 y 2012-13.

Veamos..