World Stock Indexes

martes, 29 de octubre de 2013

Articulo en Ambito Financiero: "Coyuntura bursátil internacional y futuro de Japón"

  Martes 29 de Octubre de 2013   

Coyuntura bursátil internacional y futuro de Japón

Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=713456


A la hora de poder detectar la existencia de un techo de mercado, es clave hacer un buen análisis de psicología dado que, generalmente ante la existencia de una acumulación de buenas noticias en el plano económico, político y social, es donde se generan los techos de mercado. Pero el hecho de que hace dos semanas EE.UU. haya enfrentando los problemas políticos y económicos que hay era poco probable que se dé un techo de mercado y por ello, desde esta columna, así como desde nuestras charlas y reportes, hemos apostado fuerte a una recuperación y un regreso a nuevos máximos.

Los techos no se generan con malas noticias, aunque sí pueden generar caídas importantes, las cuales deberán ser utilizadas como oportunidad de compra. Esto mismo era lo que veníamos proponiendo y hoy en día tanto el S&P500 como el NASDAQ han accedido a nuevos máximos, mientras que el Dow Jones se encuentra más débil pero también ha sabido recuperar cerca del 70% de la última baja.

La psicología que reina hoy en EE.UU. está lejos de ser un techo de mercado dado que aún existen problemas políticos y económicos. Se habla mucho de la desocupación, de los problemas fiscales, del descreimiento a los políticos, y de la recuperación económica de la crisis de 2008. En tanto y en cuanto este contexto persista, y ante la falta de euforia y exitismo social, el mercado aún podrá continuar escalando a nuevos máximos. 

Recién en un contexto en el que la económica americana muestre datos sólidos, con bajos niveles de desocupación, resolviendo los problemas fiscales, mayor popularidad a los gobernantes, etc., deberemos estar más cautelosos ante la posibilidad de una gestación de un techo de mercado de mayor importancia. 

El mercado no es lineal y podrá generar ajustes y caídas, sin embargo éstas no serán como parte de un inicio de un cambio de ciclo, sino más bien, un ajuste dentro de una tendencia de mayor grado. 

En el Viejo Continente, el escenario es similar, aunque en ese caso creemos que el potencial es aún mayor de cara al mediano plazo. Hemos insistido desde esta columna en que los dos países con mayor potencial son los más comprometidos desde el punto de vista económico, identificando a España e Italia como los dos mercados que más nos gustan desde el punto de vista bursátil.

Por ahora, el mercado nos ha dado la razón y España, con el Ibex35 como principal índice bursátil, lleva ganado en 2013 cerca de un 21% y más de un 65% desde los pisos de julio de 2012, a la vez que Italia se encuentra un 16% positivo en el año y un 55% desde los mínimos históricos. En ambos casos, el contexto socioeconómico y político se encentra lejos de esperar una euforia. El mercado sube dentro de un contexto de malas noticias y complicaciones económicas. Justamente, el hecho de que el mercado escale posiciones dentro de un contexto negativo, es muy positivo para la bolsa dado que significa que le queda un largo recorrido alcista hasta llegar al momento de euforia y recién allí poder esperar un techo de mercado, mientras, podrá haber ajustes aunque éstos deberán ser aprovechados como oportunidad de compra.

En Brasil ocurre algo similar, salvo que el mercado paulista se encuentra mucho más retrasado. Sin embargo, desde el estallido social en julio, haciéndole perder cerca de un 25%-30% de popularidad a la presidenta, el Ibovespa supo recuperar un 25%. Allí también el humor es negativo, muy lejos del optimismo de 2007-2008, cuando todos quedaran a Brasil y cuando se generó el techo de mercado. Por ello, creemos que el potencial alcista en Brasil es interesante de cara al mediano y largo plazo.

Y por último, en la Argentina ocurre algo similar dado que aún no existen elementos que nos puedan hacer pensar sobre un techo de mediano y largo plazo, ya que la economía local enfrenta escollos a solucionar de cara al futuro, a la vez que el humor social aún no se encuentra en niveles de euforia y la popularidad de los gobernantes tampoco se ubica en valores que nos adviertan sobre un cambio de tendencia de mayor grado. A igual que en todos los casos, el mercado podrá ajustar dado que no es lineal, aunque éste deberá ser nuevamente utilizado como oportunidad de compra. 

Japón

Finalmente, y apuntando a la nota de hoy, vemos en Japón un mercado con potencial de cara al mediano y largo plazo. 

A comienzos de año, desde esta misma columna hablábamos sobre el potencial alcista que tenía Japón haciendo alusión a que el Gigante asiático podría comenzar a despertarse. El principal índice nipón, el Nikeii225, ha generado un espectacular avance a lo largo de 2013, ganando un 35%, aunque ha accedido a máximos logrando una recuperación cercana al 55%.

En los últimos meses, el índice ha comenzado un proceso de lateralización de mediano plazo, el cual aún no ha definido, pero que está próxima a ocurrir.

Independientemente de la definición, creemos que el mercado se encuentra realizando una onda 4 de mediano plazo y que ante el fin del ajuste actual, el selectivo japonés retomará la tendencia alcista llevando a los precios por encima de los máximos de 2013 de 15.970 puntos.

Los triángulos suelen ocurrir en las ondas 4 o B e indican un último movimiento de ajuste antes de un gran techo. Justamente, porque luego de la 4 ocurre la onda 5, la cual es el último movimiento dentro de la secuencia elliottista. Y a su vez, luego de las ondas B, ocurren las ondas C, las cuales son el último movimiento del ajuste elliottista en ABC.

El análisis se abre a debate dado que aún el índice no ha definido el próximo movimiento. Por un lado, se puede ver que la caída desde los máximos de 15.973 a fines de mayo hasta los mínimos de 12.400 hasta mediados de junio se ha dado de manera tendencial y directa, por lo que ésta puede ser interpretado como parte de una onda A y que la lateralización posterior hasta lo valores actuales haya sido una onda B y por consiguiente aun al mercado le resta la onda C bajista rumbo a nuevos máximos.

Por otro lado, el mercado podría haber hecho desde los máximos de 15.973 puntos hasta los valores actuales un triángulo de importantes dimensiones en onda 4 y que desde aquí la tendencia alcista sea reanudada.

El nivel en donde definirá el próximo movimiento se encuentra bastante cerca en la zona de mínimos de 13.700-13.180 puntos, los cuales coinciden con los mínimos de las onda E y C del triángulo con definición alcista en onda 4, y mientras tales niveles no sean vulnerados, aún podremos esperar un regreso de las subas desde los valores actuales rumbo a 14.600-15.150 puntos primero y más tarde un regreso a los máximos previos de 15.990 puntos, buscando acceder al objetivo del postriángulo en los 17.300 puntos.

Ahora bien, ante caídas directas debajo de los 13.180 puntos, implicará que la lateralización forma parte de la onda B y el índice quedará vulnerable a ampliar las pérdidas hacia los 12.700-12.500 puntos y más tarde un regreso a los 12.245-12.000 puntos, junto al 50% de Fibonacci de toda la suba en onda 3 y objetivo de postriángulo, para que desde allí la tendencia alcista sea finalmente reanudada rumbo a nuevos máximos.

Sólo con el quiebre directo debajo de los 12.000 puntos, el esquema alcista quedará comprometido y pasaremos a alertar por nuevas pérdidas rumbo a valores más deprimidos para adelante.

USDJPY

El cruce dólar-yen (USDJPY) enfrenta un escenario similar dado que también vemos una lateralización en onda 4 y mientras la divisa se mantenga por encima de los 95,75 yenes, aun podremos esperar un regreso de las subas desde estas instancias y con intenciones de llevar al mercado rumbo a los 100,05-101,60 yenes y más tarde hacia el objetivo del postriángulo en dirección a 105-107 yenes.

El nivel que mantendrá con vida el esquema alcista se ubica en los mínimos de 95,75 y sólo con la perforación de tal soporte implicará que la lateralización en realidad forma parte de una onda B y la divisa quedará vulnerable a ampliar las bajas hacia 95-95,80 yenes primero y 93,00-92,20 yenes más tarde, junto al objetivo del pos-triángulo en onda B y fin de la onda C, para que desde allí un piso de mercado se genere y la tendencia alcista sea finalmente reanudada.

Sólo con caídas directas debajo de los 92,20, implicaran una señal de debilidad y pasaremos a alertar por nuevas bajas rumbo a valores más deprimidos para adelante.

Conclusión

Hoy en día aun no identificamos euforia como para poder detectar la amenaza de un techo de mercado. Seguimos creyendo que los Fibonacci continúan indicando la próxima ventana de tiempo en el año 2016. Obviamente, el mercado no es lineal y podrá ajustar, pero dichas caídas deberán ser utilizadas como oportunidad de compra de cara al mediano y largo plazo, al menos hasta 2016.

Los países con mayor potencial son los que hoy en día se encuentran recuperando importantes posiciones y los que menor nivel de euforia presentan, por ello somos alcistas en Brasil, España, Italia, la Argentina y también EE.UU. Japón es un mercado atractivo y está muy lejos de los valores que presentan los mercados americanos, por lo que creemos que es una plaza bursátil interesante de cara al mediano y largo plazo. Veamos...