World Stock Indexes

viernes, 18 de octubre de 2013

Articulo Ambito Financiero : "¿De dónde vino el bull-market del Merval?"

¿De dónde vino el bull-market del Merval?




Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch


El Merval subió cerca de un 145 por ciento desde los mínimos de 2.118 puntos en noviembre de 2012 hasta los máximos actuales de 5.240 puntos. Poco a poco el avance actual fue provocando que el humor dentro de los participantes del mercado cambie de negativo a positivo.

En comparación con un año atrás, hoy ya es otro humor que se percibe en los pasillos de la Bolsa y en los bares cercanos al recinto y en las mesas de dinero de bancos e instituciones financieras de la City porteña.

Sin embargo, aun no hay euforia en el conjunto de la economía y la sociedad, a la vez que los datos económicos se encuentran lejos de esperar optimismo y exitismo social que denoten la amenaza de un techo de mercado.

Independientemente de nuestro acierto a la hora de anticipar esta suba en nuestras charlas y artículos en esta misma columna (http://julianyosovitch.blogspot.com.ar/2013/08/articulo-en-ambito-financiero-el-merval.html y http://julianyosovitch.blogspot.com.ar/2013/08/el-merval-bajo-la-lupa-tecnica-por.html), y más allá del futuro del mercado bursátil local y de la economía argentina, la primera parte del artículo actual apunta a una simple pregunta: ¿De dónde vino este bull-market?

Los analistas y participantes del mercado obligadamente necesitan saber el porqué de los movimientos bursátiles a los fines de poder entender qué está haciendo y/o diciendo el mercado y posteriormente poder continuar con dicho análisis y actuar en consecuencia. Lo curioso es que en este impresionante avance, las causas de la suba fueron mutando.

En una primera fase de la suba se debía a que el dólar acompañaba al mercado, más bien, que la suba del mercado era principalmente por la suba del dólar. Más tarde, y cuando el dólar dejó de subir, tal argumento quedó desactualizado y se necesitó de otro justificativo para poder darle forma al comportamiento del Merval, y el ás "fácil" es que el mercado sube ante una especulación electoralista. O quizás el más reciente es un acuerdo con el CIADI en la última semana.

Es un error analizarlo de esa manera por varios puntos:

1) A lo largo de todo el año se vino diciendo que la mirada debería estar en el dólar para poder definir el futuro del Merval. Con nuestros gráficos y nuestros análisis hemos identificado perfecto el techo en los 4.100 puntos en mayo de este año, luego del objetivo de postriángulo y desde allí se regresó a los 2.910 puntos a fines de junio de 2013.

En coordinación con el Merval, el dólar (contado con liquidación) hizo techo en 9,40 pesos y comenzó el ajuste. Una vez que el Merval recortó el 61,8 por ciento de Fibonacci, allí identificamos el piso de mercado bursátil y desde allí el avance hasta los valores actuales. En coincidencia, el dólar también hizo piso en junio y desde allí las subas colocando a la divisa cerca de los máximos previos.

Este comportamiento permite entender que lo que siempre lideró y va a seguir liderando al mercado (Merval y dólar) es el mercado bursátil. Sobre este último se pueden hacer efectivos análisis respecto de los precios. El Merval fue sumamente técnico a la hora de definir techos y pisos, y tal desarrollo fue seguido luego por el dólar.

Por eso explicar la suba del Merval utilizando al dólar es un error y nuestra opinión fue (y lo sigue siendo) que lo que lidera el mercado es su parte bursátil. Empíricamente lo hemos comprobado a lo largo de todo el año.

2) En continuación con lo que acabamos de mencionar y dado que veíamos que el mercado bursátil argentino estaba entrando en la fase más dinámica, insistíamos en que lo único que le iba a ganar al dólar era la Bolsa, dado que el Merval está en onda 3 (análisis elliottista) mientras que el dólar no y por ello la dinámica alcista del primero iba a ser mucho mayor que el segundo. A la hora de elegir una cartera con dólares o acciones, insistíamos en que debíamos elegir al Merval, justamente por la fase en la que se encuentra. No nos equivocamos.

3) Yendo a la parte electoralista vemos qué pasó con la evolución de los precios en este último año. Es cierto que el Merval tomó mayor aceleración luego de las PASO, sin embargo, el mercado ya venía subiendo antes de dicha fecha. Incluso el piso se generó en 2.910 puntos en junio de este año y las elecciones fueron cerca de un mes después del piso. Yendo con mayor antelación vemos que el mercado hizo su piso en 2.118 puntos en mayo de 2012. Es decir, el mercado ya venía subiendo mucho antes de las PASO.

Ante el escenario en que el dólar ya no sube tanto y sin argumentos sólidos desde los fundamentals locales, obligadamente se especuló con un comportamiento alcista producto de la derrota electoral del Gobierno. Ese no fue nuestro análisis y seguimos oponiéndonos a conjeturas de tal índole. Nunca incorporamos a nuestro análisis y recomendaciones ningún resultado electoral y nos validamos por el comportamiento de los precios, estudiando los patrones que éstos hacen para luego anticipar el próximo movimiento. Esta afirmación es coincidente con lo que mencionamos en artículos previos en los que favorecíamos un piso en 2.900 puntos. Tal conclusión fue simplemente extraída de estudiar las gráficas y alejadas de resultados electorales.

Ahora bien, eso es lo que se dice. Se dice que el mercado sube por alguna o por otra razón. Pero de algún lado nacen tales afirmaciones. Más allá de quien las dice, ése es el análisis de una (o varias) persona(s) que luego es repetida por el resto de los analistas e inversores o participantes mercado. Pero una pregunta muy rápida y muy fácil que obligadamente hay que hacerse es: ¿cómo saben esas personas que afirman que el mercado se mueve por un determinado factor, que efectivamente eso está ocurriendo? Es decir, ¿cómo saben aquellos que afirman que la suba del Merval es por el dólar o por una causa electoral, etc.? ¿A caso el Merval sube o baja con un cartel explicando por qué sube o baja? La respuesta es obvia y es que no. Simplemente sube o baja sin dar explicación.

Tal como siempre insistimos, querer encontrarle un justificativo racional al mercado es un error, dado que éste no es racional. Se comporta de manera irracional. Justamente los analistas técnicos no analizamos el mercado desde una perspectiva racional, sino desde la irracionalidad, identificando patrones y conductas de precios a los fines de poder anticiparnos al próximo movimiento del activo financiero para actuar en consecuencia comprando o vendiendo éste.

Nuestra conclusión sobre el avance actual es que el mercado sube porque está repasando su tendencia. Está cumpliendo su ciclo y el ciclo alcista elliottista. Analizar los precios y los ciclos bursátiles le permitirán al inversor poder tener una opinión crítica sobre la actualidad bursátil y poder anticiparse al próximo movimiento del mercado.

En nuestras notas en ámbito financiero anticipando el bull-market actual nunca especulamos con una derrota o victoria electoral del Gobierno. Sólo nos limitamos a analizar la tendencia y el ciclo de la plaza bursátil local y de esta manera hemos logrado alcanzar rendimientos cercanos al 100% desde comienzos de año en la mayoría de los activos que analizamos en nuestro reporte de Bolsa argentina.

En el mercado hay que analizar la tendencia de los precios. Hay que hacer trading con precios y no con noticias porque, como dijo Soros, el mercado no es racional, es irracional y está hecho para descartar lo obvio y apostarle a lo inesperado.

Merval

Ahora bien, la pregunta más importante que los inversores locales se están haciendo estos días es: ¿hacia dónde se dirige el Merval? Desde el piso histórico de 2001-2002 hasta los valores actuales, el mercado siempre que avanzó, lo hizo de manera tendencial, luego un ajuste profundo al cual le sobrevino una recuperación que logró superar los máximos previos a dicho ajuste. En cada recuperación la dinámica siempre fue mayor que la suba previa al ajuste.

Este comportamiento visto en el largo plazo nos permite entender que el índice local se encuentra dentro de la onda 3 la cual es, generalmente, la fase más dinámica del ciclo elliottista. ondas 3 generalmente hacen el 161,8% y el 261,8% de toda la suba en onda 1. La onda 1 de largo plazo está dada por la suba entre 2001-2002 y los máximos de 2007, luego la caída de 2008 es la onda 2 de largo plazo y que desde allí se inicia la onda 3 de largo plazo.

Teniendo en cuenta que se trata de un conteo de largo plazo, nos vemos obligados a abrir el conteo, por lo que la onda 1 de 3 es la suba de 2008-2010, luego el ajuste de 2012 es la 2 de 3 y desde el piso de noviembre de 2012 en 2118 puntos de Merval fue el inicio de la 3 de 3 de largo plazo.

¿Hacia dónde puede llegar la onda 3 de 3? Si tomamos el 161,8% de toda la suba en onda 1 de 3 el objetivo de la 3 de 3 se ubica en los máximos de 6000-6200 puntos. El mercado muchas veces extiende la onda 3, buscando acceder al 261,8% de toda la suba en onda 1 y tales valores serían bastante superiores a los recientemente mencionados.

El Merval ha superado un escollo importante en los 4.965 unidades, nivel que veníamos alertando desde reportes y en nuestras charlas y luego del quiebre hemos visto un gran rally alcista el jueves. El índice local supera los escollos que se le enfrentan y sigue con su tendencia alcista de cara al mediano plazo y continuará accediendo a nuevos máximos.

Obviamente el mercado no es lineal y podrá ajustar, pero es clave analizar que el avance hasta los valores actuales se está dando de manera claramente tendencial y por ello cualquier ajuste deberá ser considerado como una oportunidad de compra.

A su vez, en las últimas semanas, el mercado ha logrado superar resistencias clave coincidentes con la parte superior de un canal alcista de largo plazo, y tal suceso técnico fortalece la visión alcista de cara al mediano y largo plazo, para ir a buscar la parte media del canal en los 5.500-5.800 puntos y más tarde la parte superior y objetivo de onda 3 en los 6.000-6.200 puntos.

En caso de intentos bajistas, vemos que el índice encuentra soporte en los 5.000-4.950 puntos o potencialmente los 4.500 puntos como soporte de mediano plazo coincidente con el 38,2% de toda la suba en onda 3 y desde donde el fin de la potencial onda 4 deberá finalizar para que desde allí las subas sean retomadas como tendencia principal, rumbo a los máximos mencionados. Sólo con el quiebre directo debajo de los 4.500 puntos, podremos ver un ajuste mayor, siendo los 4.300 puntos el 50% de toda la suba en onda 3 de corto plazo y desde donde deberemos ver un piso definitivo para que la tendencia alcista sea retomada y logre llevar a los previos rumbo a los valores favorecidos.

Como mencionamos arriba, la psicología aún no es de techo. Es cierto, el humor ha cambiado, pero aún no hay noticias de techo de mercado. El Merval sigue subiendo y rompiendo resistencias, habilitando una continuidad alcista a la vez que sube de manera tendencial, por lo que, ante la amenaza de un ajuste, éste deberá ser utilizado como una oportunidad de compra para que luego el mercado retome la tendencia alcista y continúe accediendo a valores más ambiciosos para adelante. Veamos.