World Stock Indexes

martes, 14 de agosto de 2012

Índices internacionales en resistencias claves

Martes 14 de Agosto de 2012   

Índices internacionales en resistencias claves

Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch

www.ruartereports.com 


/
Todo aquel que se desenvuelve en los mercados financieros, sabrá que los mismos se mueven por tendencias. Habrá tendencia alcista cuando el mercado logre techos y pisos ascendentes, y se tratará de una tendencia bajista cuando los techos y los pisos sean descendentes y, dentro de este esquema, podrán haber movimientos que vayan en contra de la tendencia. Una de las principales ramas del análisis técnico es el Elliotista, el cual concibe como una de sus principales lineamientos que el mercado tiene 5 movimientos a favor de la tendencia y 3 movimientos contratendenciales. Si la tendencia principal es alcista, cualquier movimiento a la baja será considerado contratendencial, mientras que en una tendencia principal bajista, cualquier movimiento alcista será considerado más bien contratendencial.

Ahora bien, se preguntará el lector, ¿cómo identificar tales movimientos tendenciales y contratendenciales? Elliot continúa con su teoría al identificar que dentro del movimiento en 5 ondas, la onda 3 no puede ser la más corta de la secuencia, no debe haber solapamiento entre el piso de la onda 4 y el techo de la 1 y que la onda 2 puede realizar hasta el 100% de recorte de la onda 1.

A su vez, el movimiento contratendencial, es más bien trabado, solapado y con un desarrollo errático.

Esta pequeña introducción es para poder interpretar la situación actual del mercado americano, específicamente del índice S&P 500 en la que podemos identificar una secuencia de avance en 5 movimientos desde los pisos de 2011 desde los 1.073 unidades hasta los máximos de 1.425 puntos. Una vez accedido a tales niveles el mercado ajustó nuevamente en 5 movimientos claros, con la onda 3 como la más larga de la secuencia, sin solapamiento entre los mínimos de la onda 4 y los máximos de la onda 1, regresando a los mínimos de 1.262 puntos.

Es un error muy común querer ver siempre 3 movimientos como parte de un movimiento contratendencial, pero una vez identificado los 5 movimientos bajistas, deberemos tener bien presente que tal avance en realidad forma parte de una secuencia en contratendencia y debería permanecer cauteloso ante la posibilidad de la reanudación de la tendencia bajista.

Tal hipótesis se ve incluso fortalecida por la salida que presenta el S&P 500 desde los 1.262 hasta los valores actuales de 1.404 puntos se da bajo una estructura muy trabada y solapada, característico de contratendencia.

Si bien hoy en día permanecemos cautelosos ante la posibilidad de una reanudación de la tendencia bajista, será recién con la superación de los máximos de 1.425 el suceso técnico que descarte el esquema correctivo y habilite un avance de mayor importancia de regreso a los máximos de 2007 de 1,520-1.570 puntos.

Dado que la onda 2 puede hacer hasta el 100% de recorte de la onda 1, recién con la superación de tales resistencias pasaremos a favorecer un esquema con un sesgo más bien alcista, pero mientras tal suceso técnico no se presente, la cautela primará en nuestro análisis y con chances de que estemos dentro de un importante techo de mercado y reanudación de la tendencia bajista, considerando la caída desde 1.525-1.262 como onda A del ajuste, el avance entre 1.262-1.404 como onda B del ajuste y que estemos en los inicios de la onda C que sepan ubicar al selectivo de regreso a 1.350-1.315 primero y 1.262 más tarde, sin descartar pérdidas mayores hacia valores más deprimidos para adelante.

El esquema presentado para el S&P 500 es el mismo que se da en el resto de los índices americanos sectoriales (ETF) ya sea el financiero (XLF), industrial (XLI), etc.

Los máximos de mayo pasado son las resistencias a tener en cuenta también para el Dow Jones, ya que, así como el S&P 500 tiene los 5 movimientos bajistas como principal elemento correctivo, el Dow Jones muestra una llave de reversión bajista mensual como principal elemento técnico bajista a tener en cuenta.

Así como el índice ha dejado una llave de reversión alcista mensual, confirmando el avance y colocando a los precios en los máximos actuales, vemos como una señal concreta bajista la llave de reversión bajista mensual evidenciada en el mes de mayo por lo que mientras la misma no sea cancelada y los máximos de 13.334 puntos no sean superados, la llave se mantendrá intacta de igual manera que las chances de que el selectivo americano retome las debilidades como tendencia principal. Sólo por encima de 13.334 puntos, la llave quedaría cancelada y pasaríamos a sugerir avances adicionales de regreso a los máximos de 2007 de 13.800-14.200 puntos.

Más allá de toda teoría, lo cierto es que el mercado no se ha quebrado ni ha retomado la tendencia bajista.

Uno de los mercados más interesantes a evaluar es el mercado paulista, ya que vemos, que ante la posibilidad de la superación de los máximos de S&P 500 y el Dow Jones, el Ibovespa se presenta como una alternativa con importante potencial en el mediano y largo plazo.

La realidad es que el selectivo brasileño se encuentra definiendo la tendencia y en lo que podría llegar a ser el inicio, como parte del movimiento de postriángulo.

El Ibovespa, de igual manera que los índices recién detallados, también se encuentra enfrentando importantes resistencias en el corto plazo ubicadas en 59.500 puntos, coincidentes con el 38,2% de fibonacci toda la caída en onda E del triángulo de largo plazo y con la media de 200 días. Al mismo tiempo, el índice ha reconocido fuertemente el soporte ubicado en 52.300 puntos, a la vez que en tales niveles ha dejado una llave de reversión alcista semanal. Por lo cual, será necesaria la superación de 59.500 unidades para poder habilitar subas hacia la zona de 62.500-63.000 puntos y que de ser superadas pasaremos a favorecer una continuidad en el avance de regreso a los máximos de 70.000-73.000 puntos, al menos, como parte de un movimiento en postriángulo de largo plazo.

Si bien es muy prematuro poder afirmar tales avances, el esquema alcista se fortalecerá con las superaciones de las resistencias mencionadas, y mientras las mismas de tal suceso técnico no quede efectivamente concretado, cuidaremos los soportes en 54.000 siendo 52.300 puntos el soporte de mayor importancia en el corto plazo y desde donde las subas deberán ser reanudadas hacia los máximos propuestos, caso contrario, el selectivo paulista perforaría mínimos, cancelaría la llave de reversión alcista semanal y habilitaría pérdidas mayores, siendo los mínimos de 47.800 puntos el soporte crítico para el Ibovespa, coincidente con los niveles de la onda C.

Para el caso del ETF que sigue el mercado paulista (EWZ), vemos que el esquema de lateralización no es posible, aunque los precios han identificado soportes de igual manera que el Ibovespa, ubicados en 48.30 dólares, coincidente con el 61,8% de fibonacci de todo el avance desde los mínimos de 2008 hasta los máximos de 2010, al mismo tiempo que el índice ha dejado una llave de reversión alcista semanal y una isla de reversión en los mínimos, ubicándose en la actualidad en 55,50 dólares.

De igual manera que para el Ibovespa, consideramos que es muy prematuro poder anticipar un piso de mercado en estas instancias, aunque consideramos que se han identificado importantes soportes y generado importantes señales alcistas, por lo que mientras los mínimos de 49,50 dólares no sean perforados, podremos especular con subas adicionales hacia 56,80 dólares y valores más ambiciosos más tarde hacia 59,50-62 dólares. Luego con la superación de tales resistencias, podremos confirmar un importante piso de mercado y pasaremos a sugerir una continuidad alcista rumbo a valores más ambiciosos para adelante.

Sólo con caídas debajo de 49,50 dólares, la llave quedaría cancelada y 48,30 dólares se mostraría como soporte de mayor importancia en el corto plazo, y desde donde las subas deberán ser reanudadas como tendencia principal, caso contrario, un esquema correctivo mayor tomará un protagonismo adicional.

En términos generales vemos que los índices americanos se encuentran junto a resistencias críticas, aunque dado que la estructura técnica parece mostrar que el avance hasta los niveles actuales se muestre como contratendencial, será con la superación de los máximos previos el suceso técnico que habilite una continuidad en el avance hacia nuevos máximos.

Dentro de este esquema, vemos que el mercado paulista también se encuentra junto a resistencias importantes y que de igual manera que para los índices americanos, ante la superación de los escollos propuestos, veremos una aceleración alcista en dirección a valores más ambiciosos para adelante.

Mientras tales resistencias no queden efectivamente superadas, permaneceremos cautelosos y con chances de que las pérdidas sean reanudadas como tendencia principal.