World Stock Indexes

martes, 16 de julio de 2013

Articulo Ambito Financiero : El petróleo retomando el dinamismo, ¿continuará?

  Martes 16 de Julio de 2013   

El petróleo retomando el dinamismo, ¿continuará?

Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch

http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=697436

En las últimas semanas, el petróleo ha generado un interesante avance que colocó al barril por encima de los 100 dólares.

Tanto desde nuestros reportes y charlas como desde esta misma columna, hacíamos hincapié en el potencial alcista que presenta el crudo desde el punto de vista técnico. En un gráfico de largo plazo, que tiene sus inicios en el año 1998, se puede apreciar cómo el petróleo ha generado un avance en 5 movimientos desde los mínimos de 10,35 dólares en diciembre de 1998 hasta los máximos históricos de 147,30 dólares en junio de 2008.

Justamente, la escuela técnica elliottista sostiene que el mercado se desarrolla en cinco movimientos a favor de la tendencia, de igual manera en que lo hizo el commodity entre los años 1998 y 2008. Luego de tal avance y dentro de un contexto de euforia respecto del crudo y de los mercados internacionales, se produce la histórica caída, regresando a valores de 32,40 dólares en diciembre de 2008.

Semejante caída coloca al petróleo dentro de un nuevo ciclo. Es decir, todo el desarrollo alcista en cinco movimientos entre 1998 y julio de 2008 implica un ciclo de largo plazo que terminó justamente en los máximos de 147,30 dólares.

La caída de regreso de los 32,40 dólares implicó un ajuste de largo plazo y en consecuencia el fin de ciclo de largo plazo, lo que significó también el comienzo de una nueva etapa para el crudo en una visión más bien de largo plazo. Entonces, el desarrollo alcista actual forma parte de este nuevo ciclo del petróleo.

Justamente, en el peor momento de la crisis internacional fue cuando el petróleo hizo su piso histórico, para iniciar una recuperación hasta los valores actuales. Dada la estructura técnica que muestra la secuencia alcista iniciada en 2008, se muestra incompleta al día de hoy.

Vemos que desde los mínimos de 32,40 dólares el mercado ha generado un desarrollo en cuatro ondas tendenciales, colocando incompleta a tal movimiento y a la falta de una quinta onda, la cual, en commodities suele ser la de mayor amplitud y la que mayor dinámica y verticalismo presenta.

Es natural que luego de una caída importante como la evidenciada en 2008, el mercado genere una lateralización o subas con una estructura más bien solapada y trabada, intentando recuperarse luego de semejante cimbronazo, en un contexto de alta incertidumbre.

Justamente, la salida en 2008 (la primera onda luego del colapso en 2008) se presentó de manera trabada y solapada desde los 32,40 dólares hasta los máximos de 50,50 dólares, luego un ajuste hasta los 32,70 dólares y desde donde finalmente el crudo retoma la tendencia alcista con fuerza, regresando a los máximos de 114,85 dólares. En tal nivel es donde ubicamos al fin de la onda 3 y desde donde comienza un extenso proceso de lateralización en onda 4.

Los triángulos suelen aparecer en las ondas 4 o B de las secuencias elliottistas y representan correcciones que si bien no son profundas, suelen demorar el desarrollo de la tendencia principal. La definición del triángulo tiene siempre la misma tendencia previa al inicio de la figura. Es decir, si la tendencia previa al triángulo era alcista, es de esperar que el movimiento postriángulo presente una tendencia alcista. A su vez, si la tendencia previa al triángulo es bajista, es de esperar que el movimiento que proceda posterior a la figura sea con pendiente negativa. El objetivo del movimiento está caracterizado por el tamaño de la base de la figura desde el comienzo del movimiento en postriángulo. Finalmente, los triángulos tienen 5 movimientos internos etiquetados en ABCDE.

Estas características enunciadas son lo que vemos hoy en día para el crudo y que en los mínimos de 91,30 dólares ha finalizado la lateralización con definición alcista y que el avance actual forma parte del movimiento en postriángulo. Por ello consideramos que el avance deberá ampliarse en busca de alcanzar el objetivo del triángulo y con miras de completar la secuencia alcista de toda la recuperación iniciada en el año 2008.

El avance que vimos desde los mínimos de 91,30 dólares hasta los máximos de 107,45 dólares son muy importantes y comprometen seriamente la visión sumamente bajista de un triángulo en B de largo plazo, lo que implicaría un regreso al menos a la zona de 50-45 dólares.

No compartimos ese escenario bajista que efectivamente está siendo planteado en muchos foros, sino que nuestra posición es más bien alcista respecto del petróleo, y esperamos de él que su evolución acompañe el mismo comportamiento que estamos viendo y favoreciendo desde hace tiempo para la plaza bursátil americana y de los países centrales.

En este sentido, consideramos que las subas deberán ampliarse para llevar el crudo rumbo a niveles superiores, logrando ubicarlo por encima de los 110,55 dólares, coincidentes con los máximos de marzo de 2012. Con el quiebre por encima de tal nivel, el esquema bajista quedará anulado y pasaremos a sugerir subas mayores en busca de colocarse en niveles superiores en torno a los 115 dólares y valores más ambiciosos más tarde hacia los 125-130 dólares, logrando alcanzar el objetivo de pos-triángulo en onda 4.

Dado que las ondas 5 son las más extensas para los mercados de commodities, y teniendo en cuenta el hecho de que estemos dentro de la onda 5 de mediano plazo, no descartamos que el avance favorecido se amplíe incluso por encima de los niveles mencionados e intentar regresar a los máximos históricos de 147,30 dólares de julio de 2008.

Cualquier ajuste desde estas instancias será considerado como un recorte de la primera onda en postriángulo, para que luego el mercado retome la tendencia alcista logrando llevar a los precios en dirección a los máximos mencionados.

En caso de posibles recortes, éstos deberán quedar contenidos en la zona de 102-101,50 dólares o potencialmente los mínimos de 97,50 dólares y desde donde esperamos la reanudación de la tendencia alcista, tal como lo proyectado y en busca de acceder a los niveles propuestos.

Sólo con caídas directas debajo de los 97,50 dólares estaremos alertando por una continuidad en el ajuste, pudiendo llevar al petróleo de regreso a los 93-91,30 dólares, nivel de soporte clave de mediano plazo para el WTI y desde donde las subas favorecidas deberán ser finalmente retomadas en dirección a los máximos mencionados.

De mediano plazo, el escenario alcista favorecido se mantendrá con vida mientras los mínimos 91,30 dólares no sean quebrados, ya que caídas debajo de tal nivel implicarían una seria debilidad de parte del petróleo, vulnerable a ampliar las pérdidas rumbo a valores más deprimidos para adelante. De todos modos, dada la estructura técnica que presenta el crudo hoy en día, nos mantenemos más bien del lado bullish del mercado.

Otro de los motivos por los cuales no evidenciamos un techo es justamente por el hecho de que aún no vemos euforia en los mercados. No vemos euforia en las plazas bursátiles y tampoco vemos euforia en los mercados de commodities.

Justamente, en los máximos de 2008 del crudo, las proyecciones del commodity eran aún más positivas respecto de la tendencia alcista que el crudo se encontraba protagonizando, y lo colocaban cercano a los 200-250 dólares. Esas proyecciones eran enunciadas por bancos e instituciones financieras de primera gama internacional.

Para que haya un techo semejante, no sólo para el petróleo, sino también para el resto de los mercados, tiene que haber euforia. Si no existe euforia, entonces no habrá techo de mercado y cualquier ajuste deberá ser considerado como una oportunidad de compra.

El mercado es cíclico y ciclotímico. En el techo se dio con auspiciosas proyecciones respecto de su futuro. Mientras que en el peor momento de la crisis financiera internacional y tan sólo un par de meses después de la quiebra Lehman Borthers fue cuando se dio el piso.

¿Cómo es posible tal evolución? Nuevamente, para entender este comportamiento sólo cabe apelar a la irracionalidad del mercado. Entender al mercado bajo una perspectiva irracional permite hacer un mejor análisis y por ende tener mejores proyecciones. Si bien existen argumentos racionales y lógicos que hacen pensar la posible gestación de un techo de mercado, hoy no vemos euforia en el mercado y, por lo tanto, no estamos percibiendo aún señales de techo de mercado como muchos analistas tanto desde la escuela técnica como fundamental se encuentran favoreciendo.

El petróleo no se comportó de manera racional en el pasado, por lo que cabe esperar que tampoco lo haga en la actualidad. El crudo ha generado un importante avance en las últimas semanas, comprometiendo el esquema bajista (y la visión de un triángulo en B) de mediano y largo plazo y con el quiebre de 110,55 quedara anulado, y el esquema de subas mayores tomara un protagonismo adicional llevando el crudo rumbo a zonas superiores.

Veamos...