World Stock Indexes

martes, 26 de febrero de 2013

El mercado europeo castigando el consenso bullish

El mercado europeo castigando el consenso bullish


http://www.ambito.com/diario/noticia.asp?id=677165


Por: Roberto A. Ruarte y Julián Yosovitch

www.ruartereports.com 

Desde esta misma columna, así como en nuestras capacitaciones en posgrados locales e internacionales, hacemos fuerte hincapié en cómo el mercado castiga consensos. ¿Qué significa que el mercado castiga consensos? El hecho de castigar los consensos implica que cuando existe una opinión generalizada de lo que ocurrirá con el mercado financiero en el futuro, generalmente éste realiza un movimiento opuesto al consenso. Es decir, en momentos en que todos están bajistas y tiene una opinión alcista muy disminuida, es allí donde habrá que estar expectante a importantes avances dado que en esos momentos es cuando se generan importantes pisos de mercado y, contrariamente a la opinión generalizada, comienza una escalada importante y una recuperación de las posiciones perdidas hasta entonces. De igual manera, pero en sentido contrario, cuando la mayoría de los participantes del mercado se consideran alcistas respecto del futuro del mercado, habrá que estar cauteloso ante la posibilidad de una probable corrección o techo de mercado ya que generalmente éste comienza a recortar posiciones, en contra de la opinión generalizada. Este último concepto es, en resumidas cuentas, lo que promueve con su célebre frase Warren Buffett: Soy codicioso cuando todos están temerosos y soy temeroso cuando todos están codiciosos. 

Aplicando estos conceptos a la vida real y saliendo de la vida académica se puede llevar a cabo de manera muy práctica. Desde la empresa utilizamos indicadores de sentimiento de mercado, los cuales actúan de manera bastante precisa. Estos indicadores muestran el sentimiento bullish del mercado, es decir, qué porcentaje de participantes encuestados tienen una opinión alcista respecto de lo que le ocurrirá al mercado en el futuro. Cuando el indicador se ubica cercano al 75%, la gran mayoría de los participantes encuestados tiene una opinión alcista de lo que le ocurrirá al mercado en el futuro y es allí cuando el mercado comienza a mostrar señales de agotamiento de la tendencia y posteriormente una corrección. De igual modo, aunque en sentido opuesto, cuando los niveles de consenso bullish se muestran cercanos al 35%-30%, la gran mayoría de los participantes encuestados tiene una opinión negativa respecto del futuro del mercado y es allí cuando la tendencia bajista se muestra en una fase avanzada y luego sobreviene la recuperación. Obviamente, el indicador no es perfecto ya que si bien un 75% es alto, éste puede alcanzar valores incluso mayores y no por ello nuestra opinión respecto del mercado cambia en función de este único indicador (lo mismo en niveles de saturación de sobreventa), pero sí es posible utilizarlo como un elemento para detectar agotamiento de tendencias.

Al escribir esta nota, el Dow Jones se encuentra ajustando, pero no nos toma por sorpresa dado que el mercado estaba mostrando divergencia respecto de los indicadores técnicos, mientras que el consenso bullish se ubica en niveles del 75%. Adicionalmente, el miércoles, el Dow dejó una llave de reversión bajista, la cual aún no ha sido anulada con el rebote del viernes y confirmando la divergencia y castigando al 75% comprados.

En el mercado europeo el escenario era similar. Los niveles de consenso bullish también se mostraban altos, con señales de agotamiento y con un potencial correctivo, el cual hemos aprovechado. Veamos qué nos dicen los gráficos.

El principal índice de la Bolsa de Madrid accedió a máximos de 8.750 puntos, mostrando una secuencia de avance completa desde el punto de vista Elliottista y evidenciando señales de saturación por parte de los indicadores técnicos. Es allí cuando el ajuste comenzó y el selectivo dejó una llave de reversión bajista semanal, a la vez dentro de 5 movimientos bajistas, es decir, de manera tendencial. Luego sobrevino un rebote, aunque de manera contratendencial y finalmente el regreso de las bajas hasta los valores actuales de 8.010 puntos.

El mercado ha sido sumamente técnico en la obtención del objetivo en postriángulo en B y la onda C no ha perforado los mínimos de 2002, a la vez que el piso ha sido alcanzado dentro del contexto actual de sumo negativismo político, económico y social en Europa, típico escenario de generación de pisos de mercado. En este sentido, consideramos al recorte actual como contratendencial el cual podrá acceder a la zona de 7.700-7.500 puntos y 7.350 unidades más tarde, replicando el mismo tamaño de la onda A y la media de 200 días, incluso pudiendo ampliar las pérdidas hacia la zona de las 7.000 unidades, junto al 61,8% de fibonacci de todo el último avance y desde donde esperamos un regreso de las subas, como tendencia principal pudiendo llevar al selectivo por encima de los máximos de 8.500-8.750 puntos, y valores más ambiciosos más tarde en dirección a los 9.500-10.000 unidades más tarde, junto a resistencias importantes de mediano plazo.

Sólo con el quiebre de la zona de 8.500 primero y 9.750 puntos luego, anulando la llave bajista semanal, el sesgo se tornara alcista para ir a buscar los máximos mencionados y valores más ambiciosos para adelante.

El escenario para el principal selectivo francés, el CAC40, también se encuentra realizando un ajuste, similar al del Ibex35 y pudiendo llevar al índice galo de regreso a los 3.580 puntos en una primera instancia, junto a la parte baja del canal, sin perjuicio de abandonar la figura técnica y ampliar las pérdidas hacia los 3.450 unidades, junto al 38,2% de todo el último avance desde los mínimos de junio de 2012 y la media de 200 días, siendo la zona de 3.300-3.250 puntos el soporte de mayor importancia en el mediano plazo, junto al 61,8% de fibonacci todo el avance en cuestión y desde donde la tendencia alcista deberá ser retomada en busca de regresar a los 3.750-3.800 unidades y ampliar el avance más tarde hacia los 4.000-4.170 puntos, junto a los máximos de 2011. 

Nuestra visión para el CAC es similar al que presenta el Ibex35 y que el ajuste actual deberá ser transitorio y limitado a los soportes mencionados, para que luego, la tendencia alcista quede reanudada en dirección a niveles superiores para adelante. Los máximos de 3.750-3.800 unidades son los escollos claves de corto y mediano plazo a vigilar ya que con el quiebre de éstos, las debilidades propuestas quedarán comprometidas y pasaremos a sugerir alzas adicionales rumbo a valores más ambicioso para adelante. 

El selectivo europeo Stoxx50 ha mostrado una secuencia de avance en 5 movimientos desde los mínimos de junio de 2012 hasta los máximos alcanzados de 2.755 puntos y desde allí las debilidades hasta los valores actuales del viernes de 2.612 puntos y consideramos que el recorte actual aun tiene recorrido incluso para acceder a los mínimos de 2.500-2.485 puntos junto al 38,2% de todo el avance, la 4 de menor grado y la media de 200 días, siendo los mínimos de 2.320 puntos el soporte de mayor importancia en el mediano plazo para el selectivo europeo y desde donde la tendencia alcista deberá quedar reanudada en busca de colocarse por encima de los máximos alcanzados de 2.755 puntos y ampliar las subas más tarde hacia las 3.000-3.080 unidades, junto a los máximos de 2011. 

Sólo con el quiebre directo por encima de los 2.700 puntos primero y 2.755 unidades más tarde, las bajas quedarán postergadas y pasaremos a sugerir alzas mayores rumbo a los máximos de 2011 mencionados, y valores más ambiciosos para adelante.

El principal índice de la bolsa de Italia se muestra en un escenario similar y también consideramos que el ajuste actual será transitorio y con chances de regresar a los 15.700 puntos primero y 15.000 unidades más tarde, junto a la media de 200 días y replicando el mismo tamaño de la caída en onda C, siendo los mínimos de 14.400 puntos el soporte de mayor peso en el mediano plazo, nivel donde se ubica el 61,8% de todo el último avance, para que desde allí las subas queden retomadas como tendencia principal, logrando posicionarse por encima de los máximos alcanzados de 18.000 en una primera instancia y 20.000 unidades más tarde, junto a resistencias de mediano plazo importantes para el índice italiano.

Los máximos de 16.740-17.190 puntos son resistencias intermedias a vigilar, siendo los 17.925 unidades los máximos previos e importante escollo de mediano plazo, que de ser superados veremos avances mayores, comprometiendo el ajuste actual y habilitando avances mayores rumbo a valores más ambiciosos para adelante.

Finalmente, vemos que el DAX alemán también se encuentra ajustando luego de haber evidenciado un avance tendencial en 5 movimientos hasta los máximos alcanzados de 7.800 puntos y desde allí el recorte actual, el cual consideramos que es contratendencial pudiendo llevar al índice de regreso a los 7.400 puntos primero y 7.200-7.120 unidades más tarde, junto al 38,2% de todo el avance en onda 1 de postriángulo y la media de 200 días, siendo los mínimos de 6.665 puntos el soporte de mayor peso en el mediano plazo junto al 61,8% de todo el avance en cuestión y desde donde la tendencia alcista deberá quedar retomada. Sólo con el quiebre directo por encima de los 7.870 puntos, las bajas quedarán postergadas y habilitaremos alzas adicionales en busca de atacar los máximos de 8.000-8.150 puntos y ampliar las subas más tarde rumbo a nuevos máximos históricos, todo ello como parte del movimiento en postriángulo oportunamente favorecido desde esta misma columna en notas previas. 

De mediano y largo plazo somos alcistas para los índices europeos y consideramos que el mercado no se mueve de manera lineal, entendiendo al ajuste actual más bien como temporario y que se encuentra recortando parte de las ganancias acumuladas hasta los máximos alcanzados, logrando corregir la saturación de sobrecompra y el consenso bullish generalizado que muestra el mercado en general, para luego de finalizar el recorte, la tendencia alcista y las ganancias sean retomadas, llevando a los índices rumbo a escollos superiores, y en algunos casos, rumbo a nuevos máximos, todo ello dentro del contexto de negativismo y crisis política, social y económica que sobrevuela en el Viejo Continente. Dada la velocidad del avance hasta los máximos alcanzados previa a la corrección actual, estaremos permanentemente estudiando las resistencias y ante la superación de escollos intermedios intentaremos entrar en el mercado nuevamente, para ir a buscar los máximos mencionados y confirmar nuestra visión alcista para las plazas bursátiles europeas, aunque mientras los obstáculos de corto plazo propuestos no sean efectivamente superados, permaneceremos cautelosos esperando esta corrección y buscando comprar más abajo. Atentos. Veamos...